El regreso de Ecuador a los mercados internacionales con una emisión de bonos (de entre US$500 millones y US$1.000 millones), que se concretaría en el primer semestre del 2014, según lo ha indicado el ministro coordinador de Política Económica, Patricio Rivera, “está prácticamente listo”. Analistas evalúan los posibles escenarios para la venta.

Erich Arispe, director en el grupo de Soberanos de la agencia de calificación Fitch Ratings para Latinoamérica, explica que las condiciones de venta de bonos para los países emergentes, como Ecuador, son menos favorables, por el alza de tasas de interés desde la Reserva Federal, que vuelve más costoso el dinero. Así, no hay tanta liquidez, por lo que los inversores escogerán cuidadosamente el destino de sus recursos, dijo.

Ramiro Crespo, presidente de Analytica Securities, coincide y advierte que el costo del dinero será más alto mientras más pase el tiempo. En la misma línea, Walter Spurrier, director de la revista Análisis Semanal, escribió en un editorial que Ecuador no debería demorar la emisión hasta después del 2015. Explicó que la coyuntura de los mercados llevará a la salida de dólares de las economías latinoamericanas. Ecuador debe pagar, en el 2015 un vencimiento de los bonos Global 2015 por US$650 millones.

Sobre el tema, el ministro Rivera ha dicho que Finanzas tiene “todo un aparato que está prácticamente listo para, dependiendo de la coyuntura y en el momento que sea adecuado, se pueda salir”. El funcionario agregó, en conversación con medios internacionales, que “existe una buena coyuntura” para que se analice la posibilidad de salir en este semestre.

Arispe considera que la emisión le servirá al país para diversificar las fuentes de financiamiento, lo cual es beneficioso, pues tiene una economía dolarizada, con un déficit de cuenta corriente y un programa ambicioso de inversión pública.

Antes del reingreso al mercado, Ecuador deberá solucionar el tema de los tenedores de bonos que no aceptaron el canje en el 2008 y exigen que se les pague al 100%, dijo Crespo. Además, a los posibles compradores les podría preocupar una inversión en papeles que no tendrían las mejores garantías, pues ahora están destinadas para los préstamos con China, que puede confiscar el petróleo, en caso de falta de pago, explicó.

En tanto, el BCE informó que en enero el riesgo país (EMBI) de Ecuador subió de 530 a 592 puntos. Este índice mide el precio de los bonos emergentes y los del Tesoro de Estados Unidos. Los más riesgosos pagan interés más alto.

Calificación. Fitch Ratings subió la calificación de Ecuador de B- a B. Así, Ecuador ocupa el tercer lugar entre países con menor calificación. Solo Argentina y Jamaica tienen menor índice.

Global. Ecuador mantiene aún una deuda en bonos Global 2012 y 2030 de US$329,4 millones.