La industria plástica ecuatoriana ha encontrado en la incorporación de nuevos productos, la inversión en tecnología y el ahorro de materia prima los soportes para crecer, pese al alto costo mundial de la materia prima necesaria para la producción.

Caterina Costa, presidenta de la Asociación Ecuatoriana de Plásticos, señala que en el 2010 esta industria facturó alrededor de US$1.500 millones, un 16% más que en el 2009. Ese nivel de crecimiento, dice, también se mantuvo durante el primer semestre del 2011.

Costa explica que una de las razones es la incorporación de líneas de productos para el hogar, que antes no se fabricaban en el país y se tenían que importar desde Colombia.

Además, agrega, que la industria ha innovado en la producción de empaques para guardar alimentos y se ha preocupado del ahorro de materia prima en casos como la producción de botellas, en la que se ha reducido el grosor de los envases.

Costa, quien también preside la Asociación de Productores de Plástico en Latinoamérica (Alipast), cree que la industria del plástico no sentirá un golpe fuerte ante una posible crisis económica mundial.

Esto se debe a que los márgenes de exportación directa son aún pequeños y el impacto podría darse por el lado de la disminución en la venta de materiales de embalaje para otras industrias que sí venden sus productos al extranjero.

Los temas de cómo se comportará el mercado ante la crisis y los precios son parte de las preocupaciones de los representantes de la industria del plástico de Argentina y México. Esos fueron dos de los temas tratados ayer en una reunión de las asociaciones inscritas a Aliplast, dentro del marco de la feria Iplas, en Guayaquil.

Sergio Hilbrecht, de la Cámara Argentina de la Industria Plástica, indica que durante la crisis del 2008 y 2009, la industria plástica transformadora en su país cayó un 15,6%, recuperándose en el 2010 en un 13,3%. Ante una crisis mundial cree que el golpe no será tan fuerte como el anterior, pero logrará estancar la producción en los próximos 6 meses.

Un panorama similar es el que siente México. Luis Gerardo Álvarez, director general de la Asociación de Plásticos de México, señala que hasta mediados del año el crecimiento era del 10%, igual que durante el 2010, pero para finales del año se espera una desaceleración.