Hacia las 16:00, Carrasco arribó al Palacio de Carondelet en donde se tenía prevista una reunión con Correa y el ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

Carrasco prefirió no adelantar el contenido de la reforma sino hasta que lo conozca el presidente Correa.

Sin embargo, explicó que es una propuesta para el financiamiento del sector de la salud, que actualmente requiere unos US$400 millones.

El funcionario señaló de manera general que lo que se gravará serán cigarrillos, bebidas alcohólicas y las llamadas telefónicas. En enero pasado ya se planteó una reforma parecida, pero que incluía gravar con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las medicinas. Este último punto, dijo este jueves Carrasco, está descartado. En la propuesta de enero también se había planteado impuestos a las botellas plásticas y los vehículos que contaminen el ambiente.

Para el funcionario, el nuevo proyecto debe ser enviado hasta la Asamblea con el carácter de urgente, aunque “esa es decisión del Presidente”, acotó.

Según Carrasco, la palabra final la tendrá el presidente, pero cree que la afectación económica será mínima y, en cambio, tendrá un retorno social muy bueno.

El anuncio de ese proyecto también lo hizo este miércoles pasado en un evento en el que se reunió con empresarios turísticos de Guayaquil, en donde –según el informativo Buró de Análisis– también señaló que se pedirá a la Asamblea Nacional que aumente la capacidad del SRI para investigar la evasión de impuestos y determinar el enriquecimiento privado no justificado, aprobado en la consulta popular. E indicó que hay una lista de personas cuyos patrimonios no concuerdan con la declaración de sus impuestos.