Quito. Un análisis que compara el comportamiento del PIB ecuatoriano durante cinco años (2006-2011), frente al del resto del mundo, deja ver una evolución positiva, en la que porcentualmente, con 4,8%, pasó de cinco puntos por debajo de la media mundial en 2006 (5,3%) a marcar el 3,8% sobre esa media en 2011, cuando creció 7,8% frente al 4% del resto del planeta.

Aquello se añade al hecho de que en el período de la crisis mundial, en la caída del 2008 y los resultados de 2009, Ecuador no ha dejado de marcar un crecimiento en su PIB (0,4%) pese a que el resto del mundo contrajo severamente sus economías (-0,9%).

De acuerdo con la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, Ecuador es el país que más creció proporcionalmente en la región durante 2011 en su Producto interno Bruto, al cifrar un incremento de 7,8% en ese año, sobre el 5,9% de Colombia y Chile y el 5,7% de Uruguay.

“El panorama económico de América Latina fue más optimista que el de la mayoría de las regiones del mundo gracias a la implementación de políticas económicas, los altos precios de los bienes básicos y el ingreso de capitales”, dice el informe del Banco Central, difundido el miércoles pasado, cuyo análisis parte de datos otorgados por el Fondo Monetario Internacional.

La perspectiva de crecimiento del Producto Interno Bruto en 2012 es de 4,82%, lo cual marcaría una contracción en la tendencia de crecimiento, pero que continua marcando un desempeño extraordinario de buena racha de la economía, lo que refleja su dinamismo.

En cifras reales, el PIB ecuatoriano ascenderá a US$73.231 millones, un nivel per cápita de
US$1.952. En 2011 este índice cifraba US$1.870 por habitante, un incremento de 6,3% en relación al PIB per cápita del 2010 (US$1.759) y que marca una amplia diferencia al índice por habitante del 2006, que era de US$1.638.

Los componentes que aportaron al crecimiento económico de 2011 fueron la “Formación bruta de capital fijo” (12,3%); las Exportaciones (8,2%) y el Consumo de los hogares (5,9%). Las actividades que más crecieron en ese año fueron la Electricidad (31%), la Construcción y Obras Públicas (21%), y la Intermediación Financiera (11,1%).