Washington. El Senado de Estados Unidos aprobó una extensión al crédito tributario para los compradores de viviendas, mientras continúan debatiendo sobre una amplia gama de propuestas sobre extensiones a la política tributaria y la renovación de programas federales.

La medida fue apoyada por el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), cuyo estado se encuentra entre los más afectados por la crisis de la vivienda de los últimos tres años.

Reid, quien está tratando de ser reelecto para un quinto período en los comicios de noviembre, enfrenta una dura batalla de reelección.

La enmienda fue añadida a un proyecto de ley tributaria de US$140.000 millones que renueva una serie de exenciones tributarias a empresas e individuos, continúa los programas federales, incluyendo los beneficios de seguro por desempleo y programas de seguro por inundaciones.

También impulsa la ayuda fiscal a los estados y evita las reducciones en los pagos a doctores que atienden a pacientes dentro del sistema Medicare, destinado a personas mayores de 65 años.

La votación para añadir la enmienda fue de 60-37.

El crédito a los compradores de viviendas fue aprobado el año pasado como una medida para impulsar el moribundo mercado en Estados Unidos, el cual estaba enfrentando niveles de históricos de ejecuciones hipotecarias y un exceso de viviendas sin vender.

Si bien el mercado ha mostrado señales de estabilización, está aún en una condición precaria en las partes más afectadas del país.

La medida otorgaba un crédito de hasta US$8.000 para los compradores de viviendas primerizos y un máximo de US$6.500 para aquellos que han repetido las compras siempre y cuando la propiedad que estén comprando sea su primera residencia.

Bajo la enmienda, los contratos de compras de viviendas tendrían que haber sido efectuados para el 30 de abril para poder calificar para la rebaja tributaria.

Pero a los compradores se les daría hasta el 30 de septiembre para cerrar las compras.