Ginebra. Las negociaciones de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) están estancadas y un acuerdo es imposible hasta que China y otras economías emergentes se unan a las conversaciones reales para abrir sus mercados, dijo el embajador estadounidense ante el organismo, Michael Punke.

Los inusuales comentarios fueron una señal de la frustración de Estados Unidos por lo que considera la renuencia de China, Brasil e India -algunos de los actores más influyentes en la economía mundial- para crear más oportunidades de mercado que permitan alcanzar un acuerdo.

El embajador Michael Punke dijo que China estaba retrasando las conversaciones sobre la ronda de comercio mundial, pero señaló que había indicios de que Brasil e India estaban dispuestos a negociar.

"Sin embargo, cuando se trata de China, no estamos recibiendo ningún compromiso de ningún tipo, ni siquiera en términos de proceso", dijo el diplomático a la agencia  Reuters.

"Nos resulta muy difícil entender cómo vamos a ser capaces de seguir adelante con las negociaciones de Doha si China ni siquiera está en una posición en este momento de consultar a su industria nacional", agregó.

Los comentarios de Punke se suman a la presión puesta sobre China el miércoles por su jefe, el representante de Comercio estadounidense, Ron Kirk, y por el secretario de Comercio,. Gary Locke.

Se espera que los líderes del G-20 que se reúnen este fin de semana en Toronto reiteren su tradicional llamado por un término de las negociaciones en la Ronda de Doha, pero los comentarios del funcionario estadounidense resaltan las dificultades para alcanzar un acuerdo.

Punke rechazó los argumentos de los países emergentes que señalan que no se les deben pedir más condiciones en la Ronda de Doha, iniciadas en el 2001, ya que la liberalización del comercio buscaba ayudar al desarrollo de las economías emergentes.

Es incorrecto considerar que las potencias como China, India y Brasil, pese a sus millones de pobres, están en la misma línea que los países más pobres, afirmó.

Barreras. "¿Dónde están las barreras al comercio en los países en desarrollo? Las más significativas están en los países en desarrollo de economía emergente", afirmó, añadiendo que 70% de los aranceles recaudados por las economías emergentes fueron pagados por países en desarrollo.

Punke rechazó también las advertencias de otros miembros de la OMC respecto a que las demandas de Estados Unidos pueden hacer que las propuestas de otros países se radicalicen.

"No tenemos un acuerdo ahora”, afirmó el representante, señalando que las propuestas actuales, basadas en el estado de las negociaciones hasta julio del 2008, cuando un intento de acuerdo colapsó, representan un trabajo valioso pero no son el final del proceso.

Estados Unidos está buscando más acceso en particular para sus productos químicos, farmacéuticos, artículos médicos, productos forestales y equipos de construcción y para la producción agrícola, haciendo diferentes pedidos a varios países, dijo Punke.

Los comentarios de los funcionarios de las potencias emergentes respecto a que Washington estaba pidiendo concesiones en miles de líneas arancelarias no tienen asidero, señaló.

El país lo único que ha hecho es establecer una serie de áreas donde le gustaría negociar y ha pedido a otros países señalar donde vale la pena sentarse a conversar, agregó.

Bajo las propuestas actuales, India no reducirá 97% de sus aranceles industriales, Brasil podría mantener aranceles en más de 1.000 productos y China podría en teoría proteger toda su industria automotriz o la mayoría de su sector químico, puntualizó.