El Departamento de Trabajo estadounidense anunció este miércoles una ayuda de dos millones de dólares para apoyar la implementación del plan de acción laboral colombiano, tras un encuentro entre sus respectivos titulares en Washington.

La ayuda estadounidense será gestionada a través de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

"La donación es un esfuerzo para garantizar que Colombia tenga todas las herramientas necesarias para llevar a cabo este compromiso", explicó la secretaria de Trabajo, Hilda Solís, tras se reunión con su par colombiano, Rafael Pardo, según el comunicado.

Colombia presentó en abril del año pasado un detallado plan de acción laboral para garantizar la seguridad de sindicalistas y garantizar el ejercicio de los derechos de los trabajadores.

Ese plan era una exigencia de los demócratas en el Congreso estadounidense, que bloquearon durante un lustro la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral a causa de los asesinatos de sindicalistas en el país sudamericano.

Según cifras gubernamentales en Colombia murieron 30 sindicalistas en 2011, mientras que organizaciones no gubernamentales elevan la cifra a más de medio centenar.

Pardo llegó a Washington para defender la aplicación del plan con altos funcionarios y congresistas, una semana después de la visita de opositores colombianos que denunciaron que la mayor parte de medidas anunciadas, como la protección policial de sindicalistas, no se está cumpliendo totalmente.