Washington. La economía de Estados Unidos creció menos de lo estimado originalmente en el primer trimestre, al debilitarse la inversión empresarial, mientras que los gobiernos locales recortaron el gasto con la mayor intensidad desde 1981, mostraron el jueves datos del gobierno.

En su segunda lectura sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos en el primer trimestre, el Departamento de Comercio dijo que la economía se expandió a un ritmo anual de 3,0%, en lugar de 3,2% reportado en la estimación avanzada del mes pasado.

Analistas consultados por Reuters esperaban que el dato del PIB, que mide el total de bienes y servicios producidos dentro de las fronteras de Estados Unidos, mostrara un crecimiento anualizado de 3,4% en el primer trimestre.

La economía se expandió a un ritmo de 5,6% en el cuarto trimestre del pasado año y ahora ha crecido por tres trimestres consecutivos.

La cifra del PIB "es decepcionante, porque todos esperaban una revisión al alza. Eso no se cristalizó. Esto nos dice que la gente no estuvo tan feliz el trimestre pasado como pensábamos. La gente preocupada por la economía podría explicar esta revisión a la baja", dijo Craig Thomas, economista de PNG Financial Services.

Los expertos han estado observando de cerca la recuperación de Estados Unidos para ver cómo puede la economía aguantar los problemas de deuda que amenazan con desacelerar el crecimiento en Europa. La tendencia alcista del primer trimestre en Estados Unidos sugiere una sólida base de apoyo.

Menor gasto. La producción en los primeros tres meses del año fue revisada a la baja debido a que el gasto empresarial subió sólo 3,1% en vez de 4,1% informado originalmente.

El gasto de los gobiernos locales y regionales se contrajo 3,9%, la mayor caída desde el segundo trimestre de 1981.

Sin embargo, el gasto en consumo, la clave de la recuperación económica, se mantuvo bien.

El gasto en consumo aumentó 3,5%, algo menos que 3,6% que se estimaba originalmente. El dato, aunque revisado a la baja, es más del doble que 1,6% del cuarto trimestre y el mayor avance desde el primer trimestre del 2007.

El gasto al consumo, que normalmente aporta 70% de la actividad económica de Estados Unidos, sumó 2,42 puntos porcentuales al PIB en el trimestre pasado, su mayor contribución desde igual período del 2007.

Ventas y ganancias corporativas. Las ventas reales finales a los compradores domésticos, consideradas una mejor medida de la demanda interna, subieron 2%. Originalmente, se había calculado un incremento del 2,2%, tras un alza del 1,4% en el cuarto trimestre del año pasado.

El informe del PIB también mostró que las ganancias corporativas, tras el pago de impuestos, aumentaron 2,1% en el primer trimestre tras crecer 6,5% en los tres últimos meses del año pasado.

Entre enero y marzo, los inventarios empresariales crecieron en US$33.900 millones, más que los US$31.100 millones reportados el mes pasado. Este fue el primer incremento desde el primer trimestre del 2008.