Estados Unidos comenzó a desmantelar décadas de restricciones comerciales sobre Cuba al abrir el acceso de la isla a los sectores de telecomunicaciones, construcción y servicios financieros con una serie de cambios normativos introducidos por los departamentos de Comercio y del Tesoro.

Las nuevas normas, que entrarán en efecto este viernes, representan las primeras medidas concretas para implementar la decisión del presidente Barack Obama de restaurar los vínculos diplomáticos con Cuba y relajar el embargo económico después de más de 50 años.

Las enmiendas, que buscan impulsar el comercio y el apoyo a los ciudadanos cubanos, también permitirán a los estadounidenses viajar a la isla sin pedir una autorización cuando vayan por razones educativas o religiosas, entre otras.