Washington. Las firmas financieras de Estados Unidos se dirigen a un limbo de dos años, mientras los reguladores llenan los vacíos dejados en una enorme ley que reforma su normativa, dijo el presidente del banco de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard.

Bullard dijo que las ahora desconocidas provisiones podrían terminar dando el golpe más duro a Wall Street, y otras quizás nunca se aplicarían.

Los bancos no lo sabrán hasta que los reguladores comiencen a escribir, afirmó.

"Creo que estamos frente a un largo período de quizás hasta dos años en los que todos van a estar muy ansiosos por averiguar cómo van a ser interpretadas exactamente las cosas", dijo Bullard a Reuters en una entrevista.

Como ejemplo, Bullard citó el Acta de la Reserva Federal, la ley de 1913 que creó el sistema del banco central. Ha sido objeto de múltiples interpretaciones durante décadas, dando a la Fed espacio para redefinir su papel.

En la mañana del viernes, legisladores alcanzaron un acuerdo sobre el proyecto de reforma a las normas del sistema financiero después de una maratónica sesión de negociación de 21 horas.

La Cámara de Representantes y el Senado deberían finalizar el proyecto la próxima semana, con la esperanza de que el presidente Obama lo convierta en ley antes del 4 de julio.

Bullard logró algo de atención al final del proceso de reforma, cuando apoyó una provisión de la senadora demócrata Blanche Lincoln que obligaría a los bancos a separarse de sus mesas de operaciones de swaps.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, ha expresado sus reservas sobre la propuesta.

La llamada provisión Lincoln y la norma Volcker que limitarían las operaciones de los bancos con activos de su propiedad fueron promovidos por legisladores como una manera de reducir la posibilidad de otra posible crisis financiera profunda.

Bullard elogió los esfuerzos de los legisladores, pero dijo que gran parte de ellos eran "adivinanzas".

"Creo que sólo hay ciertas cosas que uno puede hacer con una ley porque la verdad es (...) nosotros no entendemos completamente la crisis financiera", declaró Bullard.

"Las cosas que están en el proyecto son en parte suposiciones -aquí hay algunas instrucciones que podemos seguir para intentar mejorar las cosas. Pero no creo que nadie esté sugiriendo que nunca tendremos otra crisis financiera", agregó.

Bullard dijo que el objetivo del proyecto es identificar de mejor manera los riesgos y sacar al menos algunos de ellos del sistema.

Pero él dijo que la nube de lo desconocido estará sobre Wall Street durante varios meses, si no años.

Durante ese tiempo, la capacidad de los bancos de tomar decisiones sobre sus inversiones, adquisiciones y líneas de negocios estará restringida.

"Ellos van a estar muy ansiosos por saber, 'Cómo van a implementar estas provisiones en realidad, porque está afectado mis decisiones'", dijo Bullard.