Washington. El índice de precios al consumidor en Estados Unidos subió un 0,1% en julio, con lo que ha aumentado un 2% en un año, informó hoy el Departamento de Trabajo.

Si se excluyen los precios de alimentos y energía, que son los más volátiles, la inflación subyacente en julio fue del 0,1%, y del 1,9% en los últimos doce meses.

El ritmo de inflación en julio fue el más lento en cinco meses, lo cual indica que las presiones de los precios siguieron siendo moderadas aún cuando la actividad económica se aceleró en el segundo trimestre.

El informe señala que los precios de la energía bajaron en julio un 0,3%, después de aumentar un 0,9% en mayo y un 1,6% en junio.

Los precios de los alimentos subieron un 0,4% el mes pasado y los de los vehículos aumentaron un 0,3%.

El Departamento de Trabajo informó, asimismo, que las remuneraciones de los trabajadores, ajustadas por la inflación, se mantuvieron sin cambios de junio a julio.

La semana pasada el gobierno informó que el índice de precios al productor (IPP) subió un 0,1% en julio, con lo que ha aumentado un 1,7% en los últimos doce meses.

Si se excluyen los precios de alimentos y energía, que son los más volátiles, el informe del gobierno muestra que la inflación subyacente en el IPP del mes pasado fue del 0,2%.

Ambos datos muestran que la inflación permanece por debajo de los niveles que la Reserva Federal considera aceptables y saludables para la economía de Estados Unidos.