Durante 36 minutos el presidente José Mujica, en su disertación en la Cámara de Comercio de Estados Unidos, promovió a Uruguay como un destino ideal para invertir, para irse a vivir, para realizar negocios, aunque no dejó de apuntar los defectos de los uruguayos.

A las 9:40 de la mañana el presidente de la cámara, Thomas Donohue, halagó a Mujica al presentarlo, y dijo: "Su liderazgo personal y el de Uruguay nunca ha sido más importante para todos nosotros. Está definiendo una realidad nueva de crecimiento y prosperidad para el país (…) La Cámara de Comercio de EE.UU. va a ser su amigo, su socio. El mundo necesita más Uruguay".

La audiencia, formada por empresarios y sindicalistas uruguayos, y empresarios estadounidenses, ovacionó a Mujica, cuando hizo uso de la palabra. Comenzó bromeando con que le dijo a Obama que cada vez que lo ve está más canoso. "Le están sacando canas", expresó.

"Parece que Uruguay está de moda", dijo Mujica. "No es mérito del gobierno. Es mérito de la gente que trabaja", agregó el presidente, y más adelante reiteró el concepto que ya ha manejado sobre que a los uruguayos no les gusta trabajar.“Uruguay ha dado un salto tremendo en productividad, porque en los últimos 10 años Uruguay ha tenido un cambio tremendo. Todavía no se han dado cuenta los actores que lo hicieron posible”, expresó. "Algunos pueden peNsar que es la bonanza y el viento de cola. No seas malo, que viento de cola si hubo una crisis europea tremenda. Hubo acierto de los orientales", agregó.

Subrayó que antes, los uruguayos eran desconfiados de que otros ganaran a costa suya, pero que eso cambió. "Peleábamos con Haití el último puesto de la tabla en inversiones. A base de tanto golpe aprendimos", dijo. "Lo que podíamos llamar la inversión elaborada, prevista y favorecida, hace nueve años andaba por US$170 o US$180 millones. Hoy está tocando los US$3.000 millones", dijo.

Hizo referencia a una eventual inversión de miles de millones de dólares que hará una pastera en el departamento de Cerro Largo. “No sé quién va a ganar las elecciones, pero la inversión va a saltar, sea quien sea, a unos US$6 mil millones", dijo. "El asunto no es tener plata, es jugársela. Antes la sacábamos, iba a Suiza. Éramos un país especulador. Hoy somos más un país productor que lucha por la logística". Luego se refirió a los problemas de crecimiento que tiene Uruguay: "Los caminos estaban bastante bien. Porque no pasaba nadie. Ahora se empezaron a romper (…) De repente nos dimos cuenta que tenemos un ferrocarril que no funciona". Y se refirió también a las necesidades que tiene Uruguay en materia de energía.

Destacó los logros en materia de distribución de riqueza y volvió a mencionar el problema de la falta de mano de obra calificada: "(Uruguay es un) país latino, muy afrancesado, abundante en abogados y escribanos; flaco en ingenieros (…) Tenemos que darle prioridad a la formación. Tenemos carencia de gente preparada".Agregó que el Estado uruguayo le paga bien a los porteros y mal a los ingenieros. "Se nos lo lleva el ámbito privado", dijo. "Para peor los mandamos a estudiar acá y se quedan", agregó.Destacó las cualidades del sistema político uruguayo, dijo que es “adulto”. “No nos peleamos tanto. Solo un poco", subrayó.

En referencia a los trabajadores explicó: "Uruguay no tiene dirigentes sindicales de esos que se compran y se venden. Somos amigos de los empresarios, hacemos todo lo que se pueda. Pero no les vendemos el alma ni le compramos el bolsillo". Agregó que también hay problemas: "No somos castos, nos tomamos algún whisky de más. No somos angelitos", dijo despertando otra carcajada de los presentes. Finalmente aseveró que “falta gente en Uruguay”. “Pero si se habla de migración eso cae mal. Decimos que no somos racistas. Mmm, no sé", planteó. "Vale la pena apostar al Uruguay. Los que la quieren pasar bien en un retiro, se puede ir que la van a pasar bien", aseguró. El ministro de Economía, Mario Bergara continuó la presentación uruguaya destacando la “estabilidad social y económica” de Uruguay. Y finalizó el presidente de la Cámara de Comercio Uruguay-Estados Unidos, Álvaro Scarpelli que insistió: "Deben considerar a Uruguay para instalar empresas para hacer negocios en la región y en el mundo".