Washington. La economía estadounidense creó empleos en abril a su ritmo más rápido en cuatro años, pero la tasa de desempleo ascendió inesperadamente, lo que sugiere que al mercado laboral aún le queda camino por recorrer para recuperarse.

Las nóminas de empleos no agrícolas aumentaron en 290.000 el mes pasado, su mayor aumento desde marzo de 2006. El ascenso se compara con el incremento de 230.000 en marzo, informó este viernes el Departamento de Trabajo.

Originalmente, el Gobierno había informado que las nóminas ascendieron en 162.000 en marzo.

La tasa de desempleo, por su parte, se ubicó en 9,9% durante abril, un incremento frente a 9,7% del mes anterior.

Los economistas consultados por Dow Jones Newswires habían proyectado, en promedio, que las nóminas se incrementarían en 180.000 en abril y que la tasa de desempleo se mantendría en 9,7%.

Si se consideran las revisiones de las cifras de meses previos, la economía estadounidense creó, en promedio, 143.000 empleos al mes en los primeros cuatro meses del año, lo que podría hacer que aumente el optimismo frente a la recuperación del mercado laboral.

En los últimos dos años, las nóminas de empleo se han reducido en casi 8,5 millones, más de la mitad del total actual de desempleados.

El Gobierno creó 59.000 empleos en el mes gracias a los empleos temporales del censo del 2010. Sin embargo, los aumentos en las contrataciones por el censo sumaron 66.000 el mes pasado.

El sector privado, por su parte, creó 231.000 empleos. El sector manufacturero generó 44.000 empleos y el de la construcción 14.000.

Como una señal de que aún existen bastantes recursos ociosos en el mercado laboral, el ingreso promedio por hora de los trabajadores aumentó sólo US$0,01 a US$22,47 en abril.