Washington. Las pequeñas empresas estadounidenses están un poco más optimistas sobre sus perspectivas económicas de lo que han estado en los últimos dos años, pero aún no se sienten listas para aumentar el personal ni la inversión, según un sondeo divulgado este martes.

De acuerdo al estudio de la Federación Nacional de Empresas Independientes (NFIB, por sus siglas en inglés), mayo registró el segundo avance mensual en el indicador de optimismo de las pequeñas empresas en lo que va corrido del año.

Este indicador registró un alza de 1,6 puntos en el mes llevando al indicador a 92,2, su mayor nivel desde septiembre del 2008.

"Siete de los 10 componentes del indicador subieron, pero la creación de empleos y los planes de gasto de capital apenas aumentaron, manteniéndose en sus niveles de la recesión", dijo la NFIB.

"La recuperación en el optimismo que estamos experimentando actualmente es muy débil comparada con las recuperaciones después de 1982 ó 1975", afirmó el sondeo.

"El índice de optimismo de mayo es un poco mejor que en abril, pero se mantiene muy por debajo de las trayectorias de otras recuperaciones", agregó.

Al mismo tiempo, el sondeo mostró que el número de dueños de empresas que espera que las condiciones mejoren en los próximos seis meses aumentó el mes pasado.

William Dunkelberg, economista jefe de NFIB, dijo que la mayor preocupación de los propietarios de pequeñas empresas era la debilidad en las ventas y que hasta que eso no cambie, no optarían por contratar más personal o invertir en equipamiento.

El sondeo de la NFIB a 823 empresas mostró que a fines de mayo había más empresas que registraron caídas en ventas que las que gozaron de incrementos.

El mes pasado fue el décimo octavo mes consecutivo en que un número mayor de dueños de empresas informa recortes en sus precios promedio de ventas que aquellos que reportan bajas.

"La Fed está en lo correcto, la probabilidad de una aceleración inflacionaria en el corto plazo es baja, pero el panorama está cambiando y podría cambiar rápidamente", señala el informe de la NFIB.

Las pequeñas empresas representan cerca de la mitad del Producto Interno Bruto y muchos analistas no ven posible un repunte en el empleo hasta que este segmento retome la contratación de personal.

Dunkelberg explicó que los resultados del sondeo reflejan la insatisfacción con las actuales políticas económicas y preocupación por el eventual impacto de la crisis de deuda en Europa sobre la economía estadounidense.