Washington. La creación de empleos en Estados Unidos cayó en agosto por tercer mes consecutivo, pero el declive fue menor a lo esperado y las contrataciones del sector privado subieron inesperadamente, aliviando la presión para que la Reserva Federal adopte más medidas para apuntalar a la economía.

Las nóminas no agrícolas de Estados Unidos bajaron en 54.000 puestos de trabajo, dijo este viernes el Departamento de Trabajo.

El sector privado incrementó los puestos de trabajo en 67.000 tras la eliminación de una cifra revisada al alza de 107.000 en julio.

La caída en las nóminas no agrícolas fue casi la mitad de lo que esperaban los economistas. Analistas consultados por Reuters esperaban que se perdieran 100.000 empleos en agosto.

La tasa de desempleo, por su parte, se ubicó en el 9,6%, un aumento frente al 9,5% del mes anterior.

Los economistas consultados por Dow Jones Newswires habían proyectado, en promedio, que las nóminas se redujeran en 110.000 en agosto y que la tasa de desempleo se ubicara en el 9,6%.

Es probable que el informe genere debates durante este fin de semana largo -por el feriado del Día del Trabajo- sobre los nuevos pasos que la Reserva Federal y el Congreso deberían considerar para reactivar el mercado laboral.

El informe del viernes mostró que las contrataciones en el sector privado no fueron suficientes para contrarrestar los recortes de empleos en el gobierno, que continuó eliminando puestos temporales vinculados al censo del 2010.

Las empresas del sector privado crearon 67.000 empleos, comparado con la cifra revisada al alza de 107.000 en julio.

El sector manufacturero eliminó 27.000 empleos tras crear 34.000 en julio. El sector de la construcción creó 19.000 empleos.

El Gobierno eliminó un total de 121.000 empleos en el mes, no sólo debido a la pérdida de 114.000 empleos vinculados al censo, sino también a los recortes de personal por parte de gobiernos estatales y locales que enfrentan presiones presupuestarias.

En lo que constituye una señal positiva, el informe del viernes mostró que el 42% de los desempleados no habían trabajado durante más de seis meses en agosto, un descenso frente al 45% de julio.

La duración promedio de la semana laboral permaneció sin cambios en agosto, en 34,2 horas.

Según el informe, el ingreso promedio por hora de los trabajadores aumentó en US$0,06 a US$22,66 en agosto.

Con información de Reuters y Dow Jones.