Washington. El "zar de pagos" estadounidense debería entregar un informe, potencialmente vergonzoso, a partir del viernes con detalles de las grandes sumas pagadas a altos ejecutivos y empleados de firmas financieras durante el punto álgido de la crisis, señalaron fuentes con conocimiento del tema.

Kenneth Feinberg, nombrado por el presidente Obama como autoridad especial en el tema de compensación de ejecutivos, no está autorizado a demandar la devolución de alguna suma de dinero.

Sin embargo, en un intento de evitar que el problema siga repitiéndose, Feinberg pidió a estas firmas que adopten una medida que limitaría su capacidad de pagar grandes sumas durante una crisis, señalaron las fuentes.

No está claro si alguna firma aceptó adoptar una medida de este tipo, lo que, en esencia, autorizaría a una compañía a anular contratos que garantizan bonos u otros pagos.

Feinberg lleva cuatro meses revisando los pagos en 419 firmas que recibieron dinero del Gobierno durante la crisis financiera para determinar si se debería regresar alguna compensación.

La revisión es un requisito fijado por el estatuto de 2009 que estableció el cargo especial que desempeña Feinberg.