Washington. El déficit presupuestario del gobierno federal de Estados Unidos aumentó nuevamente en mayo, al tiempo que el gobierno se acerca por segundo año consecutivo a la marca de US$1 billón.

El gobierno gastó US$135.930 millones más de lo que recaudó, informó el jueves el Departamento del Tesoro en su declaración mensual divulgada el jueves.

El informe se dio a conocer un día después de que el titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke, emitiera una nueva advertencia sobre la condición fiscal de Estados Unidos.

Bernanke, quien testificó el miércoles ante el Congreso, dijo que existe un riesgo para la economía en general si los mercados financieros comienzan a preocuparse sobre el compromiso del gobierno para reducir el déficit.

Estados Unidos registró un déficit récord de US$1.420 millones en el año fiscal 2009. Cada año fiscal comienza el 1 de octubre.

El déficit presupuestario de mayo fue ligeramente inferior al proyectado. Los economistas encuestados por Dow Jones Neswires habían estimado un déficit de US$140.000 millones.

Por lo general, el gobierno incurre en un déficit en mayo. El del mes pasado fue significativamente más pequeño que el de hace un año, a medida que los gastos del gobierno por el rescate de Wall Street se reducen paulatinamente.

Vigésimo. Con todo y ello, el déficit de mayo fue el vigésimo consecutivo. En los ocho primeros meses del año fiscal 2010, el gobierno ha gastado más de US$935.610 millones de lo que ha generado.

La declaración del jueves indicó que los ingresos del gobierno ascendieron en mayo a US$146.800 millones, frente a los US$117.220 millones de mayo de 2009. Los gastos totalizaron US$282.720 millones, en relación con los US$306.870 millones.

En lo que va del año fiscal, los ingresos suman US$1,35 billones, comparado con los US$1,37 billones de los primeros ocho meses del año fiscal 2009.

Los gastos del gobierno durante este año fiscal se ubican en US$2,28 billones, frente a los US$2,370 billones del período previo. La cifra de US$2,28 billones incluyen US$145.000 millones en pagos de interés sobre la deuda de la nación.