Washington. El crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró levemente más de lo previsto en el primer trimestre, luego de una revisión a la baja en las cifras de inversión en inventarios y en el gasto del consumidor, aunque los recortes de impuestos a la renta probablemente impulsarán la actividad este año.

Otro dato divulgado este miércoles mostró que los empleadores privados mantuvieron un ritmo estable en las contrataciones este mes y que el déficit comercial de bienes cayó en abril. Ambos reportes se sumaron a sólidos datos de abril sobre ventas minoristas, gasto empresarial en equipamiento y producción industrial.

El Producto Interno Bruto (PIB) se expandió a una tasa anual de 2,2%, dijo este miércoles el Departamento de Comercio en su segunda estimación sobre el desempeño económico de Estados Unidos durante del primer trimestre, en vez de la cifra reportada previamente de 2,3%.

En el cuarto trimestre de 2017, la economía estadounidense creció a una tasa de 2,9%.

Economistas prevén que un paquete de recortes de impuestos a la renta de US$1,5 billones, que entró en efecto en enero, apuntale al crecimiento económico este año y eleve el crecimiento del PIB anual a cerca de la meta del 3% del Gobierno del presidente Donald Trump.

El Gobierno informó que las ganancias corporativas después de impuestos aumentaron a una tasa de 5,9% el trimestre pasado tras aumentar a un ritmo de 1,7% en el cuarto trimestre.

El Gobierno informó que las ganancias corporativas después de impuestos aumentaron a una tasa de 5,9% el trimestre pasado tras aumentar a un ritmo de 1,7% en el cuarto trimestre.

Fue el ritmo de crecimiento de las ganancias más veloz desde el primer trimestre de 2016 y reflejó un impulso por la reducción del impuesto corporativo a 21% desde 35%.

La reforma al código tributario también elevó los dividendos recibidos desde el resto del mundo. Los salarios y compensaciones subieron en US$119.500 millones en el primer trimestre, una revisión al alza de US$3.100 millones desde estimaciones anteriores.

Como resultado, el ingreso interno bruto (IIB), una medición alternativa del crecimiento económico, subió a una tasa de 2,8% en el trimestre de enero a marzo, tras avanzar un 1,0% en el cuarto trimestre de 2017.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el crecimiento del PIB en el primer trimestre permanecería sin revisión en un 2,3%.

El crecimiento del gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, se desaceleró a un 1,0% en el primer trimestre, en vez del 1,1% reportado previamente.

Fue el ritmo más lento desde el segundo trimestre de 2013 y tuvo lugar tras el robusto incremento de 4,0% del cuarto trimestre de 2017. No obstante, los cimientos para el gasto del consumidor permanecen sólidos.

En el primer trimestre, los inventarios aumentaron a una tasa de US$20.200 millones en vez de los US$33.100 millones estimados el mes pasado. La inversión en inventarios contribuyeron 0,13 punto porcentual al crecimiento del PIB en vez del 0,43% divulgado originalmente.

En otro informe, la procesadora de nóminas ADP dijo en su reporte nacional de empleo que las nóminas privadas subieron en 178.000 en mayo tras subir en 163.000 en abril.