Pekín. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, discutió este domingo los lazos económicos con el viceprimer ministro chino, Wang Qishan, en una breve reunión en el este de China.

Geithner y Wang, quienes están designados como enviados especiales de sus respectivos presidentes sobre temas económicos de Estados Unidos y China, se reunieron en el aeropuerto de Quingdao, una escala de Geithner después de la reunión del Grupo de los 20 en Corea del Sur.

"Ambas partes intercambiaron su posición sobre la relación económica de Estados Unidos y China y los preparativos para la cumbre de los líderes (del G20) en Seúl", según un comunicado enviado por correo electrónico por la embajada de Estados Unidos en Pekín.

La reunión en el aeropuerto de China se dio al final del viaje de Geithner al encuentro de ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del Grupo de los 20 en Gyeongju, Corea del Sur, donde los funcionarios accedieron a no recurrir a devaluaciones competitivas de las monedas y reducir los desequilibrios del a cuenta corriente.

Estados Unidos ha estado presionando a China para que permita que el yuan se aprecie más rápido en respuesta a las fuerzas de los mercados.

La semana pasada, Geithner postergó un reporte semianual a legisladores de Estados Unidos sobre si China manipula el yuan para lograr ventajas comerciales, escogiendo en su lugar presionar el tema en reuniones multilaterales, incluido el encuentro de líderes de finanzas de Gyeongju y la cumbre de líderes del G20 del próximo mes en Seúl.

Geithner dijo que China en Gyeongju mostró "mucho apoyo" a la búsqueda de una solución multilateral para reducir los desequilibrios del comercio mundial en las reuniones del G20.

El reiteró que quiere ver a China acelerar sus pasos hacia una tasa de cambio determinada por el mercado.

"China está avanzada en un programa muy promisorio y muy ambicioso de reformas domésticas para fortalecer el crecimiento nacional porque China reconoció que no puede permitirse depender, como lo ha hecho en el pasado, de un modelo dependiente de las exportaciones para el crecimiento", dijo Geithner en una conferencia de prensa.

"Nosotros queremos ver que ese progreso continúe", dijo. "Desde luego como parte de eso, no está lista para que su tasa de cambio aumente más rápidamente en respuesta a las fuerzas del mercado", agregó.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos anteriormente este mes aprobó un proyecto de ley que busca aumentar la presión sobre China al tratar la devaluación de la moneda como un subsidio. El proyecto autorizará al Departamento de Comercio de Estados Unidos a aplicar aranceles de compensación por las ventajas en las diferencias de precio de las divisas.

Geithner hizo una escala similar en China en su camino a Estados Unidos luego de un viaje a India en abril, la que también ocurrió cuando el Tesoro había postergado su reporte sobre divisas para dar más tiempo a Pekín para que tome medidas sobre el yuan.