Washington. Estados Unidos y China aumentaron este sábado la presión sobre Europa para que controle su crisis de deuda, antes de que provoque pánico en los bancos y lleve a la economía global a una recesión.

En su advertencia más explícita hasta ahora acerca de la crisis, el jefe del Tesoro estadounidense dijo que era tiempo de que el Banco Central Europeo (BCE) interviniera y asumiera un rol más activo para controlar la turbulencia.

Los mercados financieros mundiales se han visto sacudidos por el temor a que una crisis de deuda griega abrume a los países de la zona euro y a sus bancos, pero tuvieron algo de alivio el viernes por las señales de una nueva resolución de los funcionarios europeos para aumentar las defensas.

"La amenaza de una moratoria en cascada, pánico bancario y riesgo catastrófico debe ser quitada de la mesa, porque de otro modo minará todos los otros esfuerzos, tanto dentro de Europa como globalmente", indicó Geithner en un discurso en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Las decisiones de cómo tratar definitivamente los problemas de la región no pueden esperar hasta que la crisis se vuelva más severa", sostuvo.

Zhou Xiaochuan, gobernador del banco central chino, replicó la advertencia de Geithner, agregando que los países con grandes déficits, como Estados Unidos, deben además actuar con responsabilidad.

"La crisis de deuda soberana deber ser resuelta prontamente para estabilizar la confianza del mercado, y se requieren medidas de consolidación fiscal obligatorias y creíbles en las economías relevantes para aliviar la tensión de la deuda soberana", dijo Zhou al FMI.

Reunión del G-20. La reunión semestral del FMI y el Banco Mundial está dominada por la preocupación respecto al riesgo que Europa representa actualmente para el resto del mundo.

Hay mucha ansiedad en los mercados financieros acerca de los potenciales defaults de países como Grecia y otras naciones europeas fuertemente endeudadas, y por la posibilidad de que el sistema bancario europeo esté en riesgo, dado el tamaño de sus tenencias de deuda emitida por países débiles de la zona euro.

Estados Unidos ha estado presionando por un rol mayor del BCE. Washington ha destacado cómo cooperaron el Tesoro y la Reserva Federal para levantar al sector financiero durante la crisis financiera entre los años 2007 y 2009.

Geithner y el presidente de la Fed, Ben Bernanke, se reunieron el viernes con funcionarios de alto rango del BCE y de otros bancos centrales nacionales europeos. Entre otros temas, trataron la reforma regulatoria financiera internacional.

"Tienen seis semanas para resolver esta crisis", dijo el ministro de Finanzas británico, George Osborne, el viernes, sobre la necesidad de trazar un plan definitivo para cuando los líderes del Grupo de los 20 se reúna en Cannes, Francia, en noviembre.

Geithner dijo el sábado que los países endeudados necesitaban tiempo para "demostrar disciplina fiscal" pero pidió rapidez en la implementación de cambios para el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés) por 440.000 millones de euros que se acordó en julio y sugirió que se debían considerar más cambios.

Estados Unidos quiere que Europa apalanque al EFSF para darle más capacidad. Una opción sería que el BCE comprometa grandes cantidades de financiamiento para apoyar al EFSF.

Alemania, como la economía más sólida de Europa, tiene un rol central en cualquier esfuerzo para frenar una crisis de deuda.