Washington. Estados Unidos y Colombia han hecho "muy sólidos progresos" hacia un acuerdo para abordar preocupaciones sobre los derechos de los trabajadores y violencia antisindical que han bloqueado un pacto de libre comercio por más de cuatro años, dijeron este martes funcionarios de comercio estadounidenses.

"Nos hemos reunido con ellos cada semana durante las últimas cinco semanas y hemos realizado muy sólidos progresos", aseguró el representante estadounidense de Comercio, Ron Kirk, al subcomité de Gastos de la Cámara de Representantes.

Esa evaluación positiva fomenta expectativas de un anuncio mientras el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se encuentre en Estados Unidos esta semana por una reunión de Naciones Unidas.

Una fuente estadounidense cercana a las negociaciones dijo que podría haber un anuncio este miércoles.

Santos ha mostrado un claro compromiso para abordar las preocupaciones de Estados Unidos sobre asesinatos de líderes sindicales y sobre la capacidad del Gobierno para hacer respetar los derechos de los trabajadores, afirmó Kirk.

"En muchos casos sentimos que estamos empujando sobre una puerta abierta", dijo Kirk al describir las conversaciones.

Un acuerdo despejaría la vía para que el presidente Barack Obama envíe el tratado al Congreso para su votación, algo Obama quiere hacer este año, según dijo Kirk al panel.

Esto también daría impulso al tratado de libre comercio con Corea del Sur, que algunos legisladores estadounidenses clave han frenado hasta que Obama envíe al Congreso el acuerdo comercial con Colombia y otro acuerdo separado con Panamá.

En un discurso en la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island, Santos no mencionó el martes las negociaciones laborales ni el acuerdo de libre comercio pendiente, pero instó a Estados Unidos a aumentar su participación económica en América Latina.

"Mientras el resto del mundo, desde Europa hasta Asia, afianza sus lazos con nuestra región, Estados Unidos mantiene una actitud pasiva, desconectada. Esto no sólo es equivocado, sino suicida", dijo Santos según un texto distribuido con sus comentarios.

"Espero que nosotros entremos, como lo dijo recientemente el presidente Obama, en una 'nueva era de asociación'", agregó.

Funcionarios de comercio de Estados Unidos no comentaron los reportes de periódicos colombianos sobre que Santos y Obama podrían reunirse esta semana.

El Gobierno del ex presidente George W. Bush negoció el acuerdo comercial con Colombia, que ambos países firmaron en noviembre del 2006.

Pero los demócratas, que ganaron el control del Congreso en las elecciones del mismo mes, objetaron fuertemente el pacto, argumentando que el entonces presidente colombiano Alvaro Uribe no había tomado medidas suficientemente fuertes para proteger los derechos de los trabajadores y evitar los asesinatos de líderes sindicales por parte de paramilitares y otros grupos de derecha.

El embajador de Colombia ante Estados Unidos, Gabriel Silva, también expresó su optimismo la semana pasada en relación al avance de las conversaciones.

El diplomático colombiano dijo que ambas partes estaban discutiendo una "agenda común", más que una lista de peticiones por parte de Estados Unidos.