Excelsior.com.mx La tenencia de bonos de deuda del gobierno mexicano en manos extranjeras es de las más elevadas entre los países emergentes, ya que se ubica en 37% del total de bonos en circulación (US$148.000 millones), porcentaje que, en una situación de turbulencia internacional, pudiera colocar a México en una posición de vulnerabilidad.

Los miembros de la junta de gobierno del Banco de México han mostrado públicamente su preocupación por moderar los flujos de capitales hacia el país. Economistas consultados por Excélsior reconocen que la reciente decisión del Banxico de disminuir la tasa, si bien busca apuntalar el crecimiento, puede tener como efecto frenar un poco los flujos de capitales.

Carlos Ponce, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Grupo Financiero BX+, destacó que en Corea del Sur la proporción que tienen los extranjeros del total de sus valores gubernamentales es de 10%; en Brasil, 13%; Tailandia, 14; Malasia, 30%; República Checa, 33%; en Indonesia, 33%; en Polonia, 36%; y en México, 37%.

“Parecería que esto nos coloca en una posición de vulnerabilidad, pero, por otro lado, también muestra que se percibe menos riesgo en México y se observa el futuro de la economía con mayor optimismo, por las buenas noticias que se escuchan de las reformas”, agregó.

A la expectativa. Mario Correa, director de Estudios Económicos de Scotiabank, afirmó que, al 3 de junio, los Cetes en propiedad de residentes en el extranjero sumaban 569 mil millones de pesos, y en bonos M un billón 250 mil millones de pesos, es decir, cantidad que es poco más del doble.

Reconoció que sí está dentro de las preocupaciones del Banxico algún cambio en el entorno financiero internacional, derivado de los ajustes esperados en los próximos meses o años en la política monetaria de EU. “Creo que es parte de las consideraciones que hacen, y que sí les preocupa no sólo a ellos, sino en general a los analistas económicos, el cómo se ajustarán los mercados emergentes a un entorno global, cuando la política monetaria de EU regrese a una postura menos laxa y más neutral.

“No fue coincidencia que la baja de tasa del Banxico ocurre juste después de que el Banco Central Europeo adoptó una política monetaria inusual, lo cual podría implicar una reactivación de los flujos hacia mercados emergentes como México, y podría generar una apreciación adicional en el tipo de cambio, un fortalecimiento en el valor del peso, que eventualmente pudiera ser un factor negativo para el desempeño de nuestras exportaciones y que quizás esa era una de las preocupaciones que tenía Banxico para tomar esta decisión de política monetaria.

“El tener tasas de interés más bajas puede desalentar el ingreso de capitales hacia México, o por lo menos reducir el ritmo que se había venido observando, y dos, creo que la señal que envía Banxico con la reducción de tasa en esta forma es negativa, porque algo percibieron en la marcha de la economía que los motivó a actuar con este grado de premura y este algo puede ser un ritmo de actividad económica más débil a lo que todo mudo está considerando.

“La tenencia de bonos del gobierno en manos extranjeras es alta desde hace tiempo. No creo que sea preocupante en la medida que sean inversiones estables. Ese dinero ha venido al país, en parte, como consecuencia de lo que están haciendo los bancos centrales en todo el mundo, donde se han secado los rendimientos que pueden alcanzar los inversionistas”, enfatizó.

Por los capitales. Gerardo Esquivel, académico del Centro de Estudios Económicos del Colmex, expuso que la decisión de Banxico de bajar la tasa de interés busca estimular la economía, pero de paso podría desincentivar la entrada de flujos de capitales.

Carlos Ponce indicó que la tasa de interés es importante, pero no es el único elemento que se considera para la distribución de activos por parte de inversionistas, el componente de riesgo es de lo más importante, y en este sentido algunos países, como los llamados los cinco frágiles (Indonesia, Sudáfrica, Turquía, Brasil e India) han tenido que subir sus tasas de interés para retener capitales, debido a que los inversionistas los califican como más riesgosos.

Estos cinco países han sufrido volatilidad en sus monedas en los meses recientes. Expuso que hacia finales del año pasado se hablaba que con la recuperación de EU podría venir más pronto que tarde un inicio de movimiento al alza en las tasas de interés, y se hablaba de que en México podría subir la tasa de interés en algún momento de este año, pero hoy la lectura es de que las tasas bajas de interés se mantendrán por un buen rato.