Asunción. El ajuste anual y automático del salario mínimo generará una inflación descontrolada, tomando en cuenta todos los aspectos de la economía que dependen de ese ajuste, según advirtió ayer Luis Tavella, vicepresidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), en conversación con ABC. No obstante, el gremio fijará una posición oficial sobre el tema en su próxima reunión.

Si el salario mínimo se ajusta automáticamente una vez al año, la inflación que se generará podría “salirse de control”, según advirtió el vicepresidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), Luis Tavella. El empresario recordó que las tasas y multas judiciales, así como los índices de reajustes previstos en las obras públicas, dependen del comportamiento del salario mínimo.

“Todo eso se debe manejar como sobrecosto. Es decir, se crea una inflación en expectativa imposible de calcular. Podríamos terminar como Argentina, que todavía no termina de levantarse”, dijo Tavella.

Añadió que no se puede modificar un elemento como el salario mínimo sin tener en consideración todas las demás cuestiones que giran en torno a él. No obstante, la posición oficial del gremio sobre este tema será fijada en una reunión prevista para esta semana, de la que participarán más de 60 representantes de distintos gremios de la producción.

La propuesta del Ejecutivo plantea modificar el artículo 255 de la ley laboral, de modo que en junio de cada año, el Consejo Nacional de Salarios Mínimos analice el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y que de acuerdo con la inflación del momento, automáticamente se reajuste el sueldo mínimo, según explicó el ministro del Trabajo, Guillermo Sosa. La ley vigente establece que se reajuste el salario cada vez que la inflación llegue a 10%.