Buenos Aires. El crédito tiene 25 años de plazo con cinco años y medio de gracia, a una tasa de interés basada en la inglesa Libor, y cuenta con una contrapartida local de U$S 40 millones.

El desembolso forma parte del Programa de Innovación Tecnológica IV, y contribuirá a aumentar las capacidades empresariales de innovación, la generación de conocimiento científico y tecnológico, y mejorará las capacidades de seguimiento, evaluación, articulación y difusión de las políticas de ciencia, tecnología e innovación.

El jefe del equipo del proyecto del BID, Pablo Angelelli, destacó que "el programa prevé un fuerte apoyo a proyectos asociativos entre empresas, universidades y centros de investigación para generar innovaciones tecnológicas con alto impacto en sectores prioritarios, como energías renovables, salud y agroindustria", y añadió que también "contempla importantes recursos para consolidar el funcionamiento y las capacidades de los sistemas nacionales para la investigación científica y tecnológica”.

Esta es la cuarta operación individual que se realiza en el marco de la Línea de Crédito para Proyectos de Inversión, Programa General de Innovación Tecnológica, que el BID aprobó en 2009 por un total de U$S 750 millones.

El nuevo programa promoverá el fortalecimiento de las capacidades empresariales de innovación mediante cuatro líneas de apoyo que incluyen el financiamiento de esfuerzos de empresas individuales para la innovación, también asociativos, servicios tecnológicos, e innovaciones de alto impacto sectorial y regional.

Asimismo, apoyará el fortalecimiento de las capacidades de investigación científica y tecnológica por medio de tres líneas complementarias que promoverán la generación de nuevos conocimientos científicos y tecnológicos, y su aplicación al sector productivo y la sociedad.

El programa financiará el desarrollo de tecnologías para producción más limpia, creación de unidades internas de investigación y desarrollo, gestión de propiedad intelectual y asistencia técnica.

También financiará proyectos desarrollados por grupos de empresas, preferentemente pequeñas y medianas, el fortalecimiento de servicios tecnológicos orientados a pymes y la creación de centros de servicios tecnológicos para atender necesidades de grupos de empresas.

Otra línea de acción es el apoyo financiero a proyectos de innovación tecnológica que desarrollen consorcios público privados integrados por empresas, centros de investigación y desarrollo y universidades.

Adicionalmente, financiará proyectos de investigación científica y tecnológica que apoyarán a instituciones de investigación públicas y privadas en la generación de nuevos conocimientos, la modernización del equipamiento científico y tecnológico, y centros de investigación multidisciplinarios interinstitucionales.