¿Cómo persuadir a la gente de que pague por el aire que respira? Ese es el problema con el que está lidiando la Reserva Federal de Estados Unidos, al tiempo que intenta descifrar cómo aumentará eventualmente las tasas de interés luego de que su programa de relajamiento cuantitativo dejara a los bancos saturados con reservas.

En el pasado, la Fed aumentaba las tasas de interés al reducir el suministro de reservas bancarias. Los bancos deben tener un nivel mínimo de reservas, así que cuando caía el suministro, debían pagar más para tomar prestado y esa tasa la aplicaban a sus clientes. El suministro de reservas era como el oxígeno bajo el agua, algo esencial de lo que había una cantidad limitada.

Hoy la situación es distinta. Luego de tres rondas de relajamiento cuantitativo, los bancos tienen reservas en la Fed que son casi US$3 billones mayores que el requisito de supervisión. Las reservas están por todas partes, como el aire fuera del agua: ningún banco necesita tomar prestado. La Fed podría retirar un poco de oxígeno y no generaría ninguna diferencia sobre el precio.

La principal herramienta que la Fed empleará para aumentar las tasas, por lo tanto, es el interés que paga a los bancos sobre su exceso de reservas. El llamado IOER es actualmente de 25 puntos base. Si termina en 50 puntos significa pagar más para todo el oxígeno en el sistema, entonces los bancos no le prestarán a nadie por menos. Eso quiere decir que la Fed ya tiene la única herramienta que necesita para controlar las condiciones financieras generales.
Sin embargo, aún hay un problema porque no todo participante del mercado puede hacer negocios con la Fed. Esto quiere decir que las tasas de interés del mercado no necesariamente dan cuenta de la tasa IOER. Por ejemplo, la actual tasa de fondos de la Fed es de 0,09% y ha fluctuado entre 0,07% y 0,20% durante los últimos años.

La Fed, por lo tanto, considera otras herramientas que le permitan tener más control sobre las tasas de interés. La favorita es el mecanismo de recompra de reverso, con una alta tasa de interés de un día para otro. Las herramientas fueron debatidas en su reunión de abril y se le ha instruido a la Fed de Nueva York que acelere las pruebas sobre varios mecanismos experimentales.