Guatemala. El monto acumulado este año es de US$133 millones superior a los US$1 mil 343 millones reportados entre enero a abril del 2011.

Según las estadísticas, en abril de este año el país recibió US$418,9 millones, es decir US$16,8 millones más en relación con marzo, cuando el ingreso ascendió a US$402,2 millones.

Además, el monto es de US$47,7 millones más, a los US$371,2 millones recibidos en abril del 2011, o sea, un crecimiento del 12,6%.

Las cifras indican que en marzo y abril de este año las divisas superan los US$400 millones mensuales.

En la política monetaria, cambiaria y crediticia para este año la banca central proyecta un incremento del 6% en el envío de remesas familiares para superar los US$4 mil 600 millones, respecto del año pasado.

En el 2011 el ingreso total de divisas por remesas fue de US$4 mil 378 millones, y en el 2010 el monto fue de US$4 mil 126,7 millones.

Recuperación. Ronald García Navarijo, director corporativo del Grupo Financiero Bantrab, explicó que el nivel de envíos de dinero comienza a recuperarse luego de la crisis económica en Estados Unidos del 2007 y el 2008, respectivamente.

“Estamos observando que en los últimos meses hay una recuperación de los montos alcanzados antes de la debacle internacional”, afirmó.

El ejecutivo resaltó que este es un indicador que muestra que la economía de Estados Unidos, está mejorando y concuerda con las proyecciones del Banguat que para este año habrá un crecimiento en las transferencias.

Ubaldo Villatoro, experto independiente en temas de migración, indicó que pese a las expulsiones de guatemaltecos de Estados Unidos. en lo que va del año, los envíos se mantienen positivos en relación con los últimos dos años.

Según datos de la Dirección General de Migración, de enero a abril de 2012 Estados Unidos, ha deportado 11 mil 994 guatemaltecos por la vía aérea.

Según los resultados de la Encuesta Nacional de Remesas que hizo la Organización Internacional para las Migraciones, en el 2010, el estado de California es donde más transferencias de dinero se dan hacia Guatemala, y el 49% de ese dinero las familias lo destinan para el consumo de bienes y servicios.

Además, el 40% se destina para la compra de alimentos y el 23,1% para la inversión y ahorro.