México es el único país en el mundo en realizar reformas estructurales sin la presión de una crisis económica, destacó este domingo el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un documento, el subdirector del Departamento de las Américas del FMI, Robert Rennhack, consideró que es muy difícil que un país lleve a cabo un proceso de ese tamaño.

Muy pocos países logran hacer lo que México en el último año, lo anterior con base en la voluntad de los principales partidos políticos y la determinación del gobierno federal.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto logró la aprobación en el Congreso de la Unión de sus iniciativas de ley, principalmente en materia energética, fiscal, laboral y el sector de telecomunicaciones.

Rennhack aseguró que "México es único al aprobar un paquete de reformas en áreas muy importantes, como la educativa, el mercado laboral, energía y antimonopolio".

Consideró que "hay muy pocos países que lo han hecho, y lo han hecho sin enfrentar una crisis" (económica).

En particular, Rennhack aludió las medidas adoptadas con la reforma energética, según las cuales el sector privado podrá invertir, lo que llevará -acotó- a que en 2015 o 2016 se observe un aumento de inversión en este sector.

Las inversiones en el sector energético mexicano podrían incrementarse en un rango de US$10.000 a US$20.000 millones por año, aunque esto dependerá de cada proyecto, consideró el experto del FMI.

México también está en una posición fuerte "porque tiene un marco de políticas bastante creíble, tiene la confianza de los mercados", señaló.

Aludió que el ejemplo más claro es el hecho de que el Banco de México (Banxico) tuvo espacio amplio para bajar la tasa de interés sin un gran efecto para el peso mexicano.

Rennhack destacó que México también cuenta con reservas adecuadas, una deuda pública y una posición fiscal bastante manejables, lo que lo hace diferente a otros países emergentes, donde las plíticas no tienen la misma calidad.