El Fondo anunció que su consejo de administración aprobó un presupuesto de US$997 millones para el ejercicio fiscal mayo 2012-abril 2013, un aumento de 1,2% respecto del período precedente.

“Teniendo en cuenta la inflación, el presupuesto se mantiene igual”, sin contar el costo adicional de las asambleas anuales que se realizarán en Tokio, en octubre, indicó la entidad.

Además del cierre de su representación permanente en Argentina, que se hizo efectiva en abril recién pasado, el FMI anunció la congelación de salarios, la suspensión de informes semestrales sobre Europa en su conjunto y la reservación de billetes de avión con más adelanto, entre otros.

El Fondo no efectúa revisiones a la economía argentina desde el 2006, después de que el país sudamericano saldara sus deudas con el organismo multilateral y lo acusara de haberlo aconsejado erróneamente.