Zúrich. No habrá nieve, pero seguirá habiendo un espectacular telón de fondo de montañas suizas cuando la élite mundial se reúna para el encuentro anual del Foro Económico Mundial (WEF) cerca de la ciudad de Lucerna el próximo año.

Buergenstock, en el centro de Suiza, ha sido elegida para albergar la reunión de líderes políticos y empresariales mundiales que el próximo año se efecturá en mayo, pero que en esta ocasión no será en Davos, el destino de esquí alpino sinónimo del jamboree anual.

La pandemia de coronavirus ha obligado al WEF a trasladar la reunión del complejo que ha albergado el evento de alto perfil desde principios de la década de 1970, pero dijo que tenía como objetivo regresar a Davos para la reunión anual de 2022.

El WEF reprogramó la reunión anual de 2021 del 18 al 21 de mayo como una combinación de eventos digitales remotos y en persona a través de una red de 400 centros en todo el mundo.

Para aquellos banqueros de Wall Street e inversores de Silicon Valley capaces de asistir de forma presencial, Buergenstock ofrece hoteles de lujo, gastronomía elegante y actividades en la montaña, aunque a pie en lugar de esquís.

“La reunión se llevará a cabo siempre que se den todas las condiciones para garantizar la salud y seguridad de los participantes y de la comunidad anfitriona”, dijo el WEF en un comunicado.

La reunión de 2021 se celebrará en torno al tema "El gran reinicio" para trazar un camino hacia la recuperación de la pandemia "y reconstruir una sociedad más cohesionada y sostenible".