Los ministros de Economía y Finanzas de los países pertenecientes al G7 se han comprometido a mantener las políticas expansivas "durante tanto tiempo como sea necesario" para hacer frente al impacto económico del coronavirus Covid-19, según han explicado este martes en un comunicado tras la reunión mantenida por videoconferencia.

"Nos comprometemos a mantener políticas expansivas durante tanto tiempo como sea necesario y estamos preparados para actuar más allá, usando todos los instrumentos consistentes con nuestros mandatos", han explicado los ministros y banqueros centrales de Canadá, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón.

Asimismo, el G7 ha asegurado que las interrupciones de las cadenas de suministro globales provocadas por el brote vírico "podrían exacerbar" las consecuencias económicas y sanitarias. Por este motivo, los ministros han hecho un llamamiento a los países productores de petróleo a que apoyen los "esfuerzos internacionales de promover la estabilidad financiera global".

El auge del coronavirus en Europa y Estados Unidos coincidió con el inicio de una guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia como consecuencia de la negativa de esta última de sumarse a una nueva ronda de recortes a la producción en el marco del pacto de control del bombeo acordado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados.

El grupo ha subrayado que está "comprometido" con proporcionar el esfuerzo fiscal "necesario" para ayudar a las economías a recuperarse y "reiniciar" el camino hacia un crecimiento económico sólido.

"Los países del G7 ya han puesto en marcha una amplia variedad de medidas sanitarias, económicas y de estabilidad financiera. Haremos lo que sea necesario para restaurar la confianza y el crecimiento económico y para proteger los empleos, a las empresas y la resiliencia del sistema financiero", ha asegurado el club de países.

Asimismo, el grupo ha subrayado que está "comprometido" con proporcionar el esfuerzo fiscal "necesario" para ayudar a las economías a recuperarse y "reiniciar" el camino hacia un crecimiento económico sólido y "más sostenible".

Los ministros de Economía y Finanzas han asegurado que, a pesar de los desafíos económicos, el sistema financiero global está "en una mejor posición" que antes de la crisis de 2008 para aguantar 'shocks', mantener el mercado funcionando y sostener la financiación con el objetivo de apoyar la economía real.

"Seguiremos vigilantes y daremos los pasos necesarios para asegurar que el sistema financiero puede seguir apoyando la economía, incluyendo trabajar con otros reguladores y supervisores relevantes para liberar colchones de capital y liquidez disponibles, usar a flexibilidad en los estándares internacionales y trabajar con el sector privado para atajar problemas operativos", ha apostillado el G7.