“En este trimestre no sólo el Ejecutivo tendrá un severo recorte, sino todas las dependencias, inclusive el Congreso, al que no se le ha tocado ningún centavo”, declaró el mandatario de Guatemala, Otto Pérez Molina, luego de entregar alimentos a un grupo de familias afectadas por la sequía en San Antonio La Paz, El Progreso.

El gobernante explicó que requirió un programa de recorte “generalizado” al ministerio de Finanzas, pero que esto no incluirá a los ministerios de Salud y Gobernación.

También dijo que ha instruido a la bancada del Partido Patriota (PP) para que negocie con otros bloques políticos para lograr la emisión de los bonos que permita sustituir los ingresos tributarios y cumplir con las obligaciones ante acreedores del Estado.

Protestas. “Hay alcaldes que están dispuestos a moverse al Congreso, ahora que se enteraron de que si no se decretan los bonos tendrán recortes en sus asignaciones, así como otros sectores que están dispuestos a movilizarse”, advirtió.

Dorval Carías, ministro de Finanzas, informó hace algunos días que si el Congreso no autoriza la emisión de bonos, los recortes del gasto alcanzarían los Q4 mil millones (US$507,18 millones) para este trimestre. Este monto equivale a los casi Q3 mil 400 millones (US$431,1 millones)que necesita el Estado para saldar el pago del servicio de la deuda y otros compromisos durante los últimos tres meses de este año.