El gobierno de Italia revisará su estimación sobre la economía a una contracción menor a 2% para este año cuando ajuste sus metas en septiembre, dijo el nuevo ministro de la cartera, Vittorio Grilli, de acuerdo a una entrevista publicada este domingo.

Previamente el gobierno proyectó que la economía italiana se contraería 1,2% en 2012.

La nueva estimación se acerca a la proyección del Banco de Italia de una contracción de 2%, pero es más optimista que lo esperado por el grupo de presión Confindustria, que espera un declive de la economía de más de 2,4%.

Grilli, de 55 años y que fue nombrado al mando del ministerio de Economía el miércoles por el primer ministro Mario Monti, desempeñó durante varios años el cargo de director general del Tesoro en la misma cartera.

El funcionario indicó que el gobierno italiano estaba examinando formas de disminuir el déficit y que el "camino más viable" era un plan de varios años destinado a recortar la deuda - que representa 123% del PIB - que implica vender activos del Estado gradualmente cada año.

La iniciativa recaudaría entre 15.000 y 20.000 millones de euros cada año, declaró.

Los costes de financiación de Italia todavía están demasiado altos, pero los niveles cayeron a corto plazo respecto al año pasado, cuando la presión de los mercados finalmente llevó a la salida del ex primer ministro Silvio Berlusconi.

"Hace un año nuestros rendimientos a corto plazo eran mayores a los de largo plazo, una señal de que a Italia se le estaban cerrando los mercados de deuda", afirmó Grilli en una entrevista con el diario local Corriere dell Sera.

"Ahora la situación es distinta. Las tasas a corto plazo han caído por debajo de las de largo plazo. Pero aún están muy altas", manifestó.

Actualmente Italia paga 85.000 millones de euros al año por su deuda a una tasa de interés del 5,8%.

Los rendimientos a 10 años escalaron este viernes después de que la agencia Moody's rebajara inesperadamente la calificación crediticia de Italia en dos escalones a "Baa2", elevando la presión sobre un país que ha introducido severas medidas de austeridad para abordar sus altos niveles de déficit.

Grilli dijo que los mercados aún no habían reconocido el total efecto de las medidas para recortar el déficit y los cambios estructurales a las leyes laborales y de pensiones de Italia. Afirmó que 40% de la deuda del país estaba en manos extranjeras.

Asimismo, el funcionario se mostró optimista de que la Unión Europea logre un acuerdo sobre lo que los italianos llaman "un escudo contra la propagación".

Esta semana Monti dijo que Italia podría tener que pedir ayuda a la zona euro para disminuir sus costes de endeudamiento.

La clase de unión fiscal y política que se necesita para que los fondos de rescate FEEF y MEDE trabajen de forma eficiente finalmente recibirá el respaldo de todos los socios europeos, puesto que los beneficios están claros, aseveró.