Sao Paulo. El índice de inflación más amplio de Brasil se desaceleró menos de lo esperado en abril, subrayando los temores de que la mayor economía de Latinoamérica se esté sobrecalentando, mostró este jueves un estudio privado.

El llamado Índice General de Precios de Mercado (IGP-M) subió 0,77% en abril, menos que el incremento de 0,94% de marzo, dijo la Fundación Getulio Vargas (FGV), que elabora el estudio.

El mercado esperaba que el IGP-M, que mide mayormente la evolución de los precios mayoristas, subiera 0,65% en abril, según la mediana de las previsiones de 15 economistas consultados por Reuters.

Las estimaciones variaron entre un aumento de 0,55% y 1,01%.

Crecientes temores de presiones inflacionarias han hecho que los analistas aumenten sus expectativas respecto a la tasa de interés de Brasil este año.

La tarde del miércoles, el Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central subió la tasa de interés referencial, Selic, en 75 puntos base, a 9,5%.

En la decisión unánime, el Copom citó la necesidad de volver a llevar la inflación al nivel de la meta anual.

Esa meta es de 4,5%, con una tolerancia de dos puntos porcentuales para arriba o para abajo.

El Índice de Precios Mayoristas (IPA, por su sigla en portugués), con una incidencia de 60% en el indicador general, subió 0,72% en abril, menos que el aumento de 1,07% de marzo.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC), que tiene un peso de 30% en el indicador, subió 0,73% en abril, ante un incremento de 0,83% en marzo, liderado el aumento de los precios de los alimentos y pese a la caída del costo del transporte.

El Índice Nacional de Costos de la Construcción (INCC), en tanto, saltó 1,17%, tras subir 0,45% en marzo.