México. El mercado mexicano enfrenta de manera simultánea choques externos e internos que podrían llevar a la economía a alcanzar la expansión económica más baja desde el 2009, advierte en un estudio el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

De acuerdo con sus previsiones, el deterioro en la confianza de los empresarios y del consumidor interno, en un ambiente de mayores tasas, podrían llevar al Producto Interno Bruto (PIB) a registrar un crecimiento de 0,5% para el 2018.

En su análisis para México, expertos del instituto advierten que la proximidad de las elecciones presidenciales, en el 2018, y la caída de la confianza sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto podrían conducir a las autoridades a poner en riesgo el objetivo de la consolidación fiscal.

De ser el caso, el llamado lobby de las instituciones financieras globales considera que sería inminente el recorte de calificación soberana para México, que dificultaría el acceso del país al mercado financiero.

“A pesar de que el país se encuentra bien preparado para enfrentar choques externos, el endurecimiento de las condiciones monetarias y la caída en la confianza están pesando en la actividad económica”, enfatizan.

En el reporte especial para elpaís, preparado por Martín Castellano, economista sénior del IIF, advierten que este deterioro está generando un ambiente más propicio para que “candidatos de izquierda como Andrés Manuel López Obrador asuman la presidencia en el 2018”.

Deterioro económico y fiscal. En el reporte de la entidad, titulado “México, la vida continúa”, el IIF enfatiza que los mayores riesgos para el panorama económico incluyen un mayor deterioro de las condiciones externas impulsadas por Estados Unidos y sus políticas comercial y migratoria, el deterioro de la posición fiscal mexicana por las elecciones del 2018 y la creciente tensión social y política interna.

“El limitado apoyo del público a la administración actual y la debilidad de la economía podrían minar la consolidación fiscal que es crítica para alcanzar políticas más equilibradas que atraigan la confianza de los inversionistas”, refirieron.

Estos factores podrían limitar las posibilidades para ganar la presidencia en el 2018 por parte del partido en el poder, destacan, mientras “alimentan las oportunidades para que un candidato populista triunfe, sobre todo dada la fragmentación política que enfrenta el sistema electoral”.

Este riesgo ya había sido advertido la semana pasada por Gregory Daco, el economista para Estados Unidos de Oxford Economics, quien admitió que los inversionistas están viendo seriamente que crecen las oportunidades para que llegue a la presidencia un candidato populista ante el descontento que priva en México con el partido en el poder.

Incluso advirtió el experto de Oxford Economics que al fortalecerse estas posibilidades para que AMLO llegue a la presidencia, resultaría relevante que su equipo económico detalle lo que serían sus planes de gobierno, en tres aspectos fundamentales: la reforma energética, la de telecomunicaciones y la laboral.

Los expertos del IIF consignan que los esfuerzos de las autoridades económicas para bajar la presión sobre la depreciación cambiaria, como son el alza de tasas y la subasta de coberturas cambiarias liquidables en pesos restan presión sobre la inflación, pero terminan por impactar en la actividad económica.

Así, el Instituto espera que el Banco de México siga ajustando su política monetaria en línea con las decisiones de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) en lo que resta de este año. Así, prevé que la tasa de referencia objetivo cierre el 2017 en 7,25%.

En lo que se refiere a la inflación, el IIF prevé que para mediados del 2016 alcance su punto más alto, para después ubicarse alrededor de 5% y con probabilidades de acercarse, a fin de año, en la meta que tiene la institución monetaria de 3%.

El IIF es la mayor asociación internacional de instituciones financieras de operación global.