Entre septiembre del 2014 y septiembre de este año, es decir, en los últimos 12 meses, el valor de capitalización del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila), formado por las bolsas de Valores de México, Perú, Colombia y Chile, disminuyó 18,5% para ubicarse en 804,000 millones de dólares, según datos del propio Mila.

Sin embargo, de acuerdo a datos de la Federación Mundial de Bolsas de Valores (WFE por sus siglas en inglés), la caída de este mercado común, fue de 27,4% en el mismo periodo, para ubicarse en 767,425 millones de dólares.

Según el Mila, la bolsa que más cayó en términos de dólares, fue la de Lima, con una pérdida de 32,20%; seguida por la de Bogotá, que retrocedió 19,44%; la de Santiafgo cayó 4,30%, mientras que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) retrocedió apenas 1,19%.

La BMV se mantuvo en el primer lugar en valor de capitalización, con US$427.000 millones; seguido por el de Chile, con US$191.000 millones; el de Colombia, con US$95.000 millones, y el de Perú, que ascendió a US$92.000 millones, según datos del Mila.

Los índices que integran el mercado común también cayeron: el S&P MILA Pacific Alliance Select bajó 20.25%; el S&P MILA Pacific Alliance Composite, 19.28%; el S&P MILA Pacific Alliance Financials, 24.13%; el S&P MILA Pacific Alliance Industrials, 16.79%, y S&P MILA Andean 40 se redujo 26.76 por ciento.

En septiembre, el volumen total que se negoció en los mercados Mila llegó a 12,809 millones de dólares, una baja de 18.9% respecto del mes anterior. El total de emisores sumó 743. En el mes, se llevaron a cabo tres colocaciones en el mercado de capitales, que se replicaron en el MILA: un follow one de la empresa chilena Parque Arauco y dos de las compañías peruanas Fosfatos del Pacífico y de Amérika Financiera.

En septiembre, los instrumentos más negociados fueron: el Naftrac de México, Enersis de Chile, Argos de Colombia y Credicorp Ltd de Perú. Los títulos con mayores alzas fueron: Grupo Famsa de México, Panoro Minerals Ltd de Perú, Banco Popular de Colombia y Embotelladoras Andinas de Chile.

En contraparte, las que mostraron las peores caídas fueron: Vitro de México, Forus de Chile, Acerías Paz del Río de Colombia y Trevali Mining Corporation.

Detrás del Bovespa

Desde su creación en el 2011, el Mila se erigió como el segundo mercado bursátil más grande de América Latina, después del Bovespa de Brasil. Su objetivo fue la creación de una bolsa de renta variable diversificada y atractiva para los capitales locales y extranjeros.

México se integró en enero de este año y para formar parte del mercado común, se modificó la Ley del Mercado de Valores, mientras que la Bolsa Mexicana de Valores emitió un nuevo reglamento interno.

El plan estratégico del Mila prevé la incorporación de emisiones de deuda, así como ampliar la gama de instrumentos, tales como certificados de capital de desarrollo (CKD) y fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras), mismos que podrían incluirse en el transcurso del 2016.

También se incorporarán al programa las políticas macroeconómicas y financieras que sean necesarias para adoptar mejores prácticas a nivel estructural e institucional; ello se hará de manera conjunta con los reguladores de mercados financieros y de capitales.

Apertura más instrumentos

En el Mila destacaron que hay una total apertura para evaluar nuevos vehículos... “tanto los CKD como los fibras se perciben con interés por parte de los inversionistas”.

En la BMV mencionaron que, para incentivar una mayor operatividad en el Mila, se requiere un trabajo de estandarización y homologación, así como de cambios regulatorios que permitan abrir el intercambio no sólo en el mercado secundario sino en el primario.

Insistieron en que la participación de México en el Mila genera como beneficio para las emisoras mexicanas una mayor exposición a nivel internacional, lo que se traducirá en un mayor número de inversionistas que se interesen por negociar estos valores.

Como parte de las medidas para impulsar al Mila, ya se trabaja en buscar la homologación del tratamiento fiscal para evitar la doble tributación, así como en las disposiciones que regulen los ingresos que se obtengan en los mercados de capitales.

Hace unos meses, la CNBV emitió disposiciones para que las emisoras mexicanas puedan colocar cualquier clase de valores, pero al amparo de un solo programa; para ello deberán solicitar una inscripción preventiva que se acompañe de un prospecto en el que se desarrollen las características de los instrumentos a emitir. Con esta medida se busca “facilitar y agilizar los procesos de oferta pública en beneficio del mercado, al tiempo que significará menores cargas administrativas y costos, así como incentivar que las empresas listadas en la BMV puedan inscribir cualquier programa.