El gobierno venezolano insiste en que los alimentos, los medicamentos y los insumos para la industria local seguirán contando con una tasa de cambio de Bs. 6,30 por dólar durante este año. 

A todas luces se observa que modificaciones significativas no llegarán a la política cambiaria, y los planes se enfocarán en eliminar lo que el presidente Nicolás Maduro llamó el “cadivismo” para dar paso a un sistema cambiario con nuevo rostro.

En la presentación de su Memoria y Cuenta 2013, el presidente Nicolás Maduro dejó en claro que no habrá devaluación, pero a su vez afirmó que se jerarquizará la asignación de las divisas y la aplicación de mayores controles. 

Es por ello que decidió eliminar Cadivi, más no su estructura, la cual será transferida con algunos cambios de tipo administrativo hacia el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cenacoex).

La vuelta a la economía de un sistema dual de divisas ya es un hecho al reforzar el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) para atender nuevos sectores.