México y la Unión Europea negociarán un capítulo sobre la promoción y protección de inversiones que incluya un mecanismo de resolución de diferencias en esta materia, como parte de la modernización del Tratado de Libre Comercio México-Unión Europea (TLCUEM).

Así lo dio a conocer ayer Andrew Standley, embajador de la Unión Europea en México, quien detalló que el acuerdo actual se rige bajo convenios bilaterales de inversión entre México y cada uno de los países miembros del bloque europeo, lo que debe cambiar con base en nuevas normas en Europa.

Lo que tenemos en el Acuerdo actual en relación a las inversiones es un texto muy escueto, con muy poco contenido. Ahora vamos a tener que definir y negociar un capítulo entero de manera mucho más detallada, incluyendo mecanismos de resolución de diferencias en materia de inversiones, que forma parte de cualquier acuerdo”, explicó.

Detalló que la Unión Europea ha propuesto una iniciativa para intentar establecer un mecanismo permanente profesional e internacional para la solución de diferencias comerciales “es una propuesta de la Comisión Europea que se ha incluido en el acuerdo negociado hace poco con Canadá.

Es un tema que tenemos que ver cuál es la reacción mexicana, pues es una iniciativa de la Unión Europea que todavía no es aceptada por todos los países miembros, es un tema que se va a tener que negociar con México”, dijo. 

El comercio bilateral entre México y la Unión Europea asciende a alrededor de US$60 mil millones al año, monto que se ha triplicado entre 2000 y 2015, dijo el funcionario.

Agregó que la Inversión Extranjera Directa de la Unión Europea en México alcanza los US$165 mil millones lo que ubica a la región en segundo lugar después de Estados Unidos como mayor inversor.