Sala de Inversión. Entre pérdidas y ganancias oscila en petróleo, luego de obtener este miércoles el nivel más bajo en un mes y medio. Esto ante el crecimiento de los inventarios de productos derivados del crudo.

Al momento de redactar esta nota, el contrato de febrero del West Texas Intermediate (WTI) cae 18 centavos, operando el barril en 92,20 dólares; en tanto, el crudo de referencia Brent, cotiza en 107,33 dólares, subiendo 62 centavos respecto al cierre anterior.

La Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés) informó como cada miércoles que para la semana que terminó el tres de diciembre, los inventarios de los Estados Unidos de petróleo disminuyeron 2.675 millones de barriles, siendo un nivel menor a lo esperado por los analistas de Platts de 3.3 millones.

Si bien se trata de la sexta baja de manera consecutiva, el descenso fue menor a la caída de 7,31 millones de barriles reportada el martes por el Instituto Americano del Petróleo.

Sin embargo, los inventarios de gasolina y productos destilados aumentaron 6.243 y 5.826 millones de barriles, respectivamente. Este aumento se traduce en una menor demanda del energético por parte de las refinerías, ya que la capacidad de utilización disminuyó 0,10% a 92,30%.

El analista de Citi Futures, Timothy Evans, comentó que entre el impacto de las bajas temperaturas y los programas de mantenimiento, se espera ver menores tasas de refinación en las próximas semanas, lo cual ayudaría al rebalanceo del mercado estadounidense.

Por otra parte, la producción del campo de Buzzard en el Mar del Norte se detuvo, aunque se desconocen los motivos por los que el suministro de 200.000 barriles diarios se vio interrumpido, debido a que la empresa operadora, Nexen no ha dado información.

En tanto, los conflictos en la región de Medio Oriente y el Norte de África (MENA, por sus siglas en inglés) siguen teniendo consecuencias en el suministro global de crudo.

En Libia, se dio a conocer que el puerto de Zawiya reanudará sus exportaciones de petróleo la próxima semana desde el campo de Sharara, luego de que restauró la producción el pasado cuatro de enero.

Mientras que en Irak, hombres armados provocaron una explosión de un oleoducto que conecta a Turquía con la región iraquí de Kirkuk, aunque el suministro no se vio afectado.