Asunción. El producto interno bruto (PIB) acentuó su desaceleración en el cuarto trimestre con un crecimiento interanual de apenas 1,1%, con el que acumuló en 2015 una expansión de 3%, informó ayer el Banco Central del Paraguay (BCP). Entre los sectores más afectados fueron construcciones, ganadería e industrias.

La actividad económica al cuarto trimestre mostró un dinamismo moderado, afectada principalmente por un contexto regional y global más complejo. Los sectores con mayor crecimiento en el periodo fueron las binacionales, la agricultura y algunos servicios, y entre los más afectados se encuentran el ganadero, que tuvo una caída de -3,6% con respecto al mismo trimestre de 2014 y acumuló una expansión del 0,3% en 2015.

La baja en el rubro ganadero se debió principalmente a la reducción de envíos al mercado ruso, detallaron ayer técnicos del Banco Central del Paraguay (BCP).

Por otro lado, el reporte de la banca matriz indica que la producción del sector industrial manufacturero también tuvo un desempeño desfavorable en el último trimestre del año (-2,8%). Dentro de las industrias se verificaron resultados negativos en carnes, bebidas y tabaco; en cambio se destacaron la elaboración de aceites, alimentos, lácteos, molinerías y panaderías.

El fenómeno climático El Niño obstruyó en gran parte el avance de las construcciones, ya que durante el último trimestre del año se registraron intensas precipitaciones. El sector cayó 1,6% en el cuarto trimestre, en comparación a igual periodo del año anterior y acumuló en 2015 una expansión del 4,4%.

El sector agrícola, por su parte, presentó un incremento interanual de 4,8% y una variación acumulada al cuarto trimestre de 6,3%, cerrando el año pasado con un nivel superior a la producción del 2014 por tercer año consecutivo.

Para este 2016, las previsiones oficiales estiman una expansión similar al 2015 en 3%, debido a las complicaciones externas. “Claramente vimos una desaceleración en el último año y vemos algo similar para este 2016, en términos de crecimiento”, sostuvo el ministro de Hacienda, Santiago Peña.

Adelantó, que desde el Estado se incentivarán las inversiones públicas, ajustes de algunas medidas impositivas, como también mejoras en la gestión del gasto, a fin de acompañar el ciclo más adverso.

Por su parte, el titular del BCP, Carlos Fernández, señaló que el contexto externo complicará “un poco más” de lo que se tenía previsto, tanto por la situación de Brasil en recesión y porque Europa no termina de recuperarse, entre otros factores que afectan a nuestra economía.