San Salvador. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, se mostró confiado en que su país tendrá un crecimiento del 2,5% durante el 2011, basado en la participación que tendrá el Estado en las inversiones productivas y de infraestructura.

El mandatario anunció que para cumplir con este objetivo, el gobienro invertirá más de US$1.200 millones, con lo cual también espera animar al sector privada ya que en la actualidad sus inversiones se encuentran todavía estancadas.

"Es una oportunidad de oro para llevar obras, servicio, empleo e ingresos a la familia salvadoreña", afirmó Funes.

"Quiero señalar que si somos capaces de coordinar estas grandes inversiones y echarlas a andar, tendremos un año de extraordinarias realizaciones de obras y servicios y de creación de empleos", agregó el presidente de El Salvador.

Evaluaciones de las autoridades indican que esta nación fue de las más afectadas en el continente americano por la crisis desatada en 2008 en Estados Unidos, su principal fuente de comercio y remesas familiares, lo que provocó que el Producto Interno Bruto (PIB) se desplomara hasta menos 3,3%% el 2009, según informó Prensa Latina.