Singapur. El yen tocó un máximo histórico contra el dólar y las bolsas en Asia retrocedían este jueves luego de que funcionarios estadounidenses dijeron que está aumentando el riesgo de una filtración catastrófica desde una dañada planta nuclear en Japón.

El desastre en progreso ha aumentado el temor en los mercados financieros, golpeando las acciones e impulsando a buscar refugios como la deuda gubernamental, mientras los inversores luchan por discernir la escala real de la crisis y su daño potencial.

Operadores del complejo nuclear Fukushima Daiichi, ubicado 240 kilómetros al norte de Tokio, arrojaron agua desde helicópteros el jueves en un intento cada vez más desesperado por enfriar los reactores sobrecalentados en la planta.

"El miedo es el único factor que impulsa al mercado hoy y si miran las noticias sobre el aumento en las temperaturas, cosas explotando, no vas a operar calmadamente, ¿cierto?", dijo Koichi Ogawa, asesor de cartera de Daiwa SB Investments.

Miles de millones de dólares han sido sacados de los mercados bursátiles desde que la costa noreste de Japón fue devastada por un terremoto y un tsunami este viernes, tras lo cual varios reactores nucleares comenzaron a recalentarse.

El yen saltó cerca de 4% contra el dólar, impulsado inicialmente por la especulación de que las aseguradoras japonesas tendrían que repatriar fondos para pagar por los reclamos masivos tras el desastre del viernes.

Esto desencadenó una ola de de ventas para detener pérdidas que disparó la moneda hasta 76,25 unidades contra el dólar en la plataforma electrónica EBS en operaciones cada vez más caóticas, antes de retroceder hacia 79,25.

El ministro de Finanzas de Japón, Yoshihiko Noda, dijo que el salto del yen se debió a la especulación e indicó que estaba vigilando las acciones del mercado.

Los mercados usualmente interpretan este tipo de comentarios como un recordatorio de que las autoridades podrían intervenir para depreciar la moneda.

"Hay una posibilidad real de que las autoridades intervengan para calmar a los mercados", declaró Junya Tanase, un estratega de operaciones cambiarias de JPMorgan Chase en Tokio.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con una baja de 1,44%, con grandes exportadores como el fabricante de robots industriales Fanuc y la automotriz Toyota, exhibiendo los peores desempeños.

El referencial MSCI de acciones asiáticas excluyendo a Japón cedía cerca de 0,9%, con el índice Hang Seng de Hong Kong 1,8% a la baja.

Los bonos del Tesoro estadounidense se afirmaron con el rendimiento del bono a 10 años cayendo hacia un mínimo en tres meses.

En las materias primas, los futuros del cobre en la Bolsa de Metales de Londres cedían un 0,4%, a US$9.225 la tonelada, a las 0701 GMT, luego de reportar el miércoles su mayor avance diarios en dos semanas y media. El oro al contado perdía más de US$5, a US$1.394,2 la onza.

El crudo Brent de Londres subió US$1, a US$111,6 el barril, debido a que el temor sobre interrupciones de suministro por la agitación en Oriente Medio contrapesó la inquietud de que el desastre nipón golpee a la economía global y la demanda de energía.

A las 0741 GMT, el crudo Brent ganaba 90 centavos, a US$111,5 el barril. El crudo estadounidense subía 88 centavos, a US$98,86 el barril.