Santiago. El embajador de Chile en Estados Unidos, Juan Gabriel Valdés, se reunió este martes con el vicepresidente del Banco Mundial, Jorge Familiar, por cerca de una hora para abordar la polémica generada tras declaraciones del economista jefe del organismo, quien había asgurado en un principio que hubo alteración en el ranking de competitividad empresarial "Doing Bussiness".

Según comentó el embajador, en el encuentro -que calificó de amable y franca- le manifestó que lo sucedido había sido tan ofensivo para Chile como enojoso para el Banco Mundial. Le reiteró que "Chile es un país que participa de manera dedicada, seria y honesta en el Banco Mundial" y lo ocurrido era un maltrato, publicó Emol.cl.

Valdés agregó que lo ocurrido, debe servir para que el BM modifiqué la práctica de introducir los cambios metodológicos sin hacer las respectivas consultas a los gobiernos. "El Banco Mundial debe permitir que esos cambios se hagan tras consulta, discusión y análisis conjunto con los gobiernos", dijo.

De igual forma, solicitó que se elimine la práctica de establecer transformaciones metodológicas que tienen un efecto inmediato sobre el índice. 

"Esas modificaciones no dan tiempo a los países para tomar acciones correctivas. Esto lleva a que los países suban o bajen en el ranking de manera absolutamente desorbitada, lo que le resta eficacia y le resta credibilidad al informe", precisó.

Insistió que, aunque celebran la auditoría externa, el planteamiento concreto busca que se establezcan cambios que puedan ser reconocidos por los gobiernos. 

"Que un país pueda subir 21 puntos un año y bajar 21 puntos al año siguiente o que se cambie la metodología de un número de países, como me lo expuso el propio vicepresidente, y de pronto cuando estaba primero Perú, segundo Chile, tercero Colombia y cuarto México al año siguiente sea primero México, segundo Colombia, tercero Chile y cuarto Perú muestra que este tipo de informes requiere de una seriedad en materia metodologica que hoy día no está teniendo", advirtió.

Lamentó las declaraciones del economista jefe del Banco Mundial en el que se retracta de lo denunciado, el embajador chileno, porque a su juicio, "le causan un daño al conjunto de los países latinoamericanos quienes hacen confianza en este índice para buscar inversiones y atraer la atención internacional".