El embajador de Chile en España, Sergio Romero Pizarro, ha invitado este martes a los empresarios españoles a "mirar hacia el oeste" e invertir en su país con "certidumbre jurídica".

Romero, que ha participado en un desayuno informativo en Madrid, organizado por Executive Forum España, ha destacado la importancia del Pacífico y ha presentado a Iberoamérica, y a Chile en concreto, como "puente" entre Europa y el Pacífico.

Europa como centro del mundo es un "recuerdo nostálgico" ha dicho, y ha propuesto mirar hacia el Pacífico a través de América Latina, como lo hicieron hace 500 años Elcano y Magallanes. "Que grande fue España cuando miró hacia el oeste", ha afirmado.

Según el embajador, los países de la región Asia-Pacífico van a predominar en los próximos 40-50 años, "el Mare Nostrum -ha dicho- será el Pacífico" y ha destacado que a orillas de este océano se desarrolla ya el 55% del comercio mundial.

Ha definido las relaciones de Iberoamérica con Europa como "la más antigua" y "la más madura", y ha presentado la Alianza del Pacífico -formada por Colombia, Chile, México y Perú- como puente entre Europa y el Pacífico.

Sergio Romero ha defendido la "internacionalización" de las empresas y no solo las grandes, también las pymes y ha ofrecido Iberoamérica, y a Chile en particular, como lugar para invertir.

Ha señalado el papel inversor de España en Chile, sobre todo en el sector de la construcción -y ha citado como ejemplo la oferta de la española OHL en la licitación del terminal 2 del puerto de Valparaíso- pero también en energía o agua.

Durante su intervención ha invitado a las empresas españolas a invertir en turismo, sector con un gran potencial en un país que cuenta con 4.500 kilómetros de costa.

El diplomático se ha referido también al acuerdo de Asociación Estratégica firmada por Chile y España en enero de 2013, que renueva el suscrito en 2006, con el fin de ampliar la colaboración en diversas áreas.

"El desarrollo no se hace con palabras, se hace con hechos" -ha afirmado- y ha destacado de su país como receptor de inversiones el alto dinamismo económico, la libertad económica o la alta transparencia.

Partidario del liberalismo económico, éste -ha dicho- deber ir acompañado de un estado de derecho y una "certidumbre jurídica", que "marca la diferencia entre un país y otro como receptor de inversiones".

De cara a los inversores extranjeros, Sergio Romero ha dicho que "creemos en la propiedad y respeto a la inversión y a los beneficios que vengan de esa inversión".

Como liberal ha afirmado que "el Estado no es el mejor administrador, es el empresario privado", pero "la libre competencia bien aplicada tiene que ser coherente con el sistema".