Washington. El empleo en Estados Unidos cayó en julio de este año por segundo mes consecutivo, ya que más trabajadores temporales para el censo terminaron sus labores, mientras que la contratación privada subió menos de lo esperado, apuntando a un débil crecimiento económico del país.

Las nóminas no agrícolas de Estados Unidos cayeron en 131.000 puestos de trabajo, dijo este viernes el Departamento de Trabajo, al concluir sus labores 143.000 trabajadores temporales del censo.

Los empleadores privados incrementaron sus nóminas en 71.000 personas frente a 31.000 en junio de este año.

Analistas consultados por Reuters esperaban que en general, las nóminas no agrícolas mostraran la disminución de 65.000 empleos y que el empleo en el sector privado se incrementara en 90.000.

La tasa de desempleo no registró variaciones en julio y se mantuvo en un 9,5% por segundo mes consecutivo, por debajo de las expectativas de un alza a un 9,6%.