De acuerdo con los resultados del estudio a los exportadores e importadores,  los resultados reflejan que en 65% de los casos, los empresarios han encontrado mayores dificultades en los procedimientos que en las mismas normas para realizar negocios.

El estudio fue hecho por la Cámara de Comercio de Bogotá, el Centro de Comercio Internacional (ITC), el ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Corporación Andina de Fomento (CAF), la Universidad del Rosario y UKAid,

Retrasos en las pruebas, complicaciones con las certificaciones, instalaciones inadecuadas para almacenar los productos durante los procesos de aduana y falta de acceso a la información normativa, son los principales desafíos a los que se enfrentan los empresarios en el país.

‘Este tipo de iniciativas de análisis estratégico son de gran impacto para los empresarios colombianos, y buscan contribuir a la constante optimización de las políticas y procesos existentes en temas de comercio exterior colombiano, e incentivar los procesos de integración regional en América Latina,’ dijo Mónica de Greiff, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá.

‘Vivimos en un mundo en el que la media de los aranceles aplicados en el comercio mundial es del orden del 5%, los costes relativos al traspaso aduanero es de alrededor del 10%. Pero las medidas no arancelarias son verdaderamente las barreras que no se ven, pero sí que se sienten, ya que son del orden del 20%-30% del comercio internacional,’ dijo Arancha González, Directora Ejecutiva del ITC.

Aunque menos de la mitad de las empresas colombianas señalan haber tenido problemas con las medidas no arancelarias en Colombia, una encuesta realizada por el ITC dejó en evidencia las principales dificultades frente a los procedimientos asociados a la importación y a la exportación.

La investigación se centró en dos frentes: identificar los obstáculos en los procedimientos asociados a normas colombianas, los cuales deben ser abordados directamente por las instituciones nacionales, y caracterizar las MNA de los países, regiones y mercados de interés para los procesos comercio colombianos.

El reporte, en esta medida, resalta los elementos que permitieron caracterizar a las empresas que resultan más afectadas y enfocar el análisis diferenciado entre empresas importadoras y empresas exportadoras.

La encuesta permitió establecer tres MNA principales –inspecciones previas al embarque, evaluaciones de conformidad y requisitos técnicos–, que generan dificultades en los procesos para culminar con una importación. El panorama para las empresas exportadoras se ve determinado, por su parte, por el tema de aduanas, siendo las inspecciones a las exportaciones el factor que más afecta a este sector, con siete de cada diez casos reportados.

El 79% de las dificultades reportadas por los empresarios colombianos involucran los procedimientos de la Policía Antinarcóticos y la DIAN, entre los cuales resaltan casos en los que las revisiones afectan las características de la mercancía, fallas en las plataformas tecnológicas y ocasionales arbitrariedades de los funcionarios.

Frente a la incidencia de las medidas no arancelarias en los mercados estratégicos de destino, las particularidades de regulación cambian en cada país afectando directamente a los exportadores e importadores colombianos. Un ejemplo notorio es el caso de los inconvenientes asociados con la certificación de productos y certificados de origen en Ecuador. Las relaciones comerciales con Perú son también un caso en el cual los obstáculos se generan desde ese país. (93% de los casos).

México como mercado de destino tiene tres medidas particulares que afectan a los empresarios colombianos: certificados de origen, etiquetado y certificación de productos. Estados Unidos y la Unión Europea, por su parte, tienen mayores exigencias, lo que genera algunas demoras en los procedimientos de cumplimiento de las normas.

La encuesta fue realizada a 731 personas telefónicamente, visitando 143 empresas importadoras y exportadoras, y logrando documentar 1456 casos con el fin de capturar la percepción de los empresarios colombianos frente a las regulaciones no arancelarias que afectan la ejecución de las operaciones de comercio exterior.