Santiago. El principal líder empresarial chileno, Andrés Santa Cruz, criticó el programa de reformas del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, mientras que el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, llamó al diálogo con el sector privado para hacer frente a la desaceleración económica.

"Es un error caer en la ingenuidad de creer que para avanzar hay que desmantelarlo todo, en ese afán de cambios refundacionales y precipitados que a ratos aparece en algunos círculos radicalizados", dijo Santa Cruz, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

El dirigente de los empresarios y el ministro de Hacienda intervinieron en el Encuentro Nacional de la Empresa (Enade 2014), el principal foro empresarial del país, que será clausurado este mismo jueves por la presidenta chilena.

Santa Cruz sostuvo que el empresariado "no está en contra de los cambios", pero subrayó que estos deben perfeccionar la institucionalidad del país y no "dar el gusto a los que gritan".

El líder de la CPC, que agrupa a los empresarios industriales, mineros, banqueros, agricultores y del comercio, entre otros, ha reprobado desde el inicio de la legislatura las reformas que propone Bachelet en su segundo mandato, en especial la tributaria, educativa y constitucional, así como los cambios al mercado laboral.

El empresario aseguró que este año 2014 "no será indiferente a nadie", debido a "los acontecimientos políticos, sociales y económicos".

Sus dardos apuntaron también a la escasez energética que enfrenta Chile y a las dificultades que han tenido algunos proyectos para salir adelante.

"Parece que no queremos que nos toquen el barrio, la comuna, nuestro entorno. Pero es indispensable realizar los proyectos en algún lugar para avanzar en una matriz energética diversificada y competitiva", sostuvo.

"Se requiere un marco de mayor certidumbre y seguridad jurídica, junto con jugarse el capital político que permita llevar adelante las inversiones", agregó el presidente de la CPC.

Santa Cruz reafirmó la disposición del empresariado a dialogar con el Gobierno, pero lamentó que a menudo el escenario político se asemeja más a un "monólogo" que a una conversación que permita avanzar en algunos temas de interés común.

Antes de la intervención de Santa Cruz, el ministro de Hacienda tomó la palabra en el foro para reiterar el llamado a una alianza público-privada para impulsar el crecimiento de la alicaída economía chilena.

Arenas aseguró que las reformas han despertado "ciertas aprehensiones en algunos sectores", pero consideró que estos reparos se han amplificado "por las ideas ideológicas de quienes movidos por intereses particulares se han dedicado a caricaturizar nuestras propuestas".