Managua, Xinhua. El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Aguerri, dijo que la reforma al sistema de pensiones del seguro social, en caso de aprobarse, debe adecuarse a las exigencias del nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Parte esencial del acuerdo con el FMI es darle sostenibilidad a las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), señaló Aguerri.

El asesor para Asuntos Económicos del gobierno de Nicaragua, Bayardo Arce, anunció este martes que presentará a finales de mayo o comienzos de junio próximo una propuesta de reforma al seguro social a los empresarios y sindicalistas.

Arce señaló que los cambios en la reforma al seguro social estarán centrados más en incrementar los porcentajes de las cuotas de cotización de los empleadores y trabajadores, al INSS.

El funcionario de gobierno, al salir el martes de una reunión con la comisión de seguimiento del Cosep, descartó que la reforma al seguro social cambie el techo de la edad de jubilación y el número de semanas cotizadas.

La propuesta inicial del gobierno de Nicaragua era aumentar la edad de jubilación, de 60 a 65 años, e incrementar de 750 a 1.500 las semanas de cotización de los trabajadores nicaragüenses.

Aguerri, en su acostumbrado encuentro con la prensa en la sede del Cosep, reiteró que si se acuerda en Nicaragua una enmienda al sistema de pensiones del seguro social, ésta debe estar adecuada a las exigencias del FMI para firmar un programa económico.

"Aún cuando el gobierno haya descartado el aumento a la edad de jubilación, se deberá demostrar qué otras medidas permitirán dar suficiente recursos económicos para subsanar el déficit financiero (del INSS)", agregó Aguerri.