En algunos almacenes de electrodomésticos de Guayaquil el precio de las cocinas de gas ya se duplicó, en otros se espera que la próxima semana estén las nuevas listas de precios para cumplir con el incremento.

Esto debido al nuevo cobro del 100% del Impuesto de Consumos Especiales (ICE) a estos artefactos incluido en la Ley de Incentivos a la Producción, que se aplica desde el 1 de enero.

Esta alza de precios es una de las que el gremio empresarial señaló que se darían como efecto de las medidas tomadas por el gobierno.

La ley fue planteada por el Ejecutivo en noviembre pasado, para obtener recursos por la caída del precio del petróleo.

Esta también elimina la deducción del Impuesto a la Renta por publicidad de los productos hiperprocesados.

Otras disposiciones recientes son la aplicación de salvaguardias cambiarias a productos provenientes de Colombia y Perú, y la disminución de cupos de importación de carros.

En el caso de las cocinas de gas, Francisco Alarcón, presidente alterno de la Cámara de Industrias de Guayaquil, señaló que “la línea de fabricación de las empresas, el stock y la capacitación de sus trabajadores se van a ver afectados, disminuidos, casi que eliminados por este ICE tan grave”.

La salvaguardia de hasta el 21% para productos de Colombia también haría que los precios de los carros que se importan desde ese país suban.

Nicolás Espinosa, presidente de la concesionaria Automotores y Anexos, indicó que traen desde Colombia más de 1.000 unidades de la marca Renault, de entre US$15.000 y US$22.000.

Estimó que “el precio final va a subir alrededor de un 15%”.

A Perú se le impuso un arancel del 7 %. Para Martín Dassum, presidente de la Cámara de Comercio Ecuatoriana y Peruana, el exportador peruano asumirá algo de este valor, y el resto “lo pasará al consumidor”.

Dassum agregó además que “siempre habrá un impacto en el precio al consumidor que normalmente podría estar entre 3% a 6%...”.

Jaime Cucalón, presidente de la Asociación de Empresas Automotrices, refirió que “se prevé un alza” en los precios de los vehículos por la disminución de las importaciones y la aplicación desde abril de una norma que obliga a que haya más seguridades en los carros.