El sector empresarial ecuatoriano, vinculado a las distinas cámaras productivas, llamó este martes al gobierno a no insistir en las leyes propuestas sobre la herencia y plusvalía, eliminar la obligatoriedad para la banca privada del uso del dinero electrónico, generar señales de confianza para promover la inversión privada y debatir la "eficiencia productiva" para desde ahí enfrentar la inequidad.

Tras una asamblea ampliada realizada en Quito, los dirigentes empresariales divulgaron un comunicado en el que expresaron su voluntad de "mantener la férrea convicción de unidad del sector empresarial alrededor de la defensa y promoción de principios elementales como la primacía del Estado de Derecho, la libertad de empresa, la propiedad privada, la estabilidad normativa, libertad de expresión y el mantenimiento del orden democrático".

Además reiteraron "la necesidad de generar una fuerte señal de confianza, a través de un compromiso público y formal del señor Presidente de la República de no insistir en el tratamiento de los Proyectos de Ley de Herencia y Plusvalía".

Con ese planteamiento buscan dar paso a "un debate saludable sobre temas de eficiencia productiva que resuelva los problemas de equidad y justicia social, en los cuales el sector empresarial ha estado, y estará siempre, dispuesto a aportar".

"A partir de dicha señal de confianza, la senda para retomar la inversión privada, deberá sustentarse en las propuestas que el sector productivo presentó el 2 de marzo de 2015", añade.

El gran empresariado no se refirió directamente al gran diálogo nacional convocado por el gobierno para debatir mecanismos para lograr la equidad y la justicia social en el país, que incluye -aunque no exclusivamente- a las leyes propuestas, las mismas que fueron retiradas temporalmente de la Asamblea Nacional por el Ejecutivo para favorecer el diálogo.

Entre otros temas, el sector empresarial también demandó al gobierno "todas las acciones necesarias para sostener el esquema de dolarización", lo cual ha sido garantizado en varias oportunidades por el presidente Rafael Correa y otras altas autoridades.

Los empresarios además aprovecharon la ocasión para pedir se reforme la regulación que establece como obligatorio el funcionamiento del sistema de dinero electrónico en la banca privada y para manifestar su preocupación por la aplicación de la Ley de Comunicación, que según el sector, contraviene en algunos casos garantías y derechos relacionados con la libertad de expresión.

Finalmente, los gremios empresariales señalaron su decisión de "honrar la visita de Su Santidad, el Papa Francisco, con una actitud tolerante que sirva para predisponer el ánimo de los ecuatorianos y recuperar un ambiente de paz y tranquilidad en el país".

El papa Francisco llegará al país el domingo 5 de julio y realizará actividades en Quito y Guayaquil hasta el 8 de julio, día en que partirá a Bolivia y luego a Paraguay, como parte de una gira por la región que se extenderá hasta el día 12.