Más hondureños engrosan las filas de los desempleados. El directivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Benjamín Bográn, expresó que a finales de 2010 se reportaba un desempleo del 48% y que en la actualidad asciende a un 52%, según datos oficiales.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) difundió durante 2010 que casi 1,5 millones de hondureños enfrentaban problemas de empleo.

Bográn lamentó que Honduras se está volviendo de manera acelerada en un país netamente importador de alimentos y mercancías, porque la clase empresarial está en peligro de extinción.

"Ahora es más fácil montar mí empresa en Nicaragua y El Salvador, donde existen costos económicos inferiores a los de Honduras", indicó.

El vicecanciller Alden Rivera expresó que a la fecha se entrevistaron con más de 100 empresas interesadas en venir a invertir en el país en el marco del evento "Honduras abierta a las inversiones", pero han recibido señalamientos sobre que el salario mínimo en el país es más alto que el del resto de las vecinas naciones.

Bográn por su parte indicó que esta falta de competitividad se manifiesta cuando los ganaderos de Nicaragua inundan al país con leche y productos lácteos a inferiores precios que los alimentos nacionales.

"Cuál es la queja que tienen los porcicultores locales, ¿ah?, que la carne de cerdo de Guatemala se vende a un menor costo que la producida en el país", indicó. Para Bográn los pequeños empresarios sufren el impacto de los altos costos de producción, similares a los existentes en Costa Rica, donde el nivel educativo de los obreros es muy superior que el de nuestra nación.

Bográn indicó que la industria maquiladora textilera y de la fabricación de arneses eléctricos para autos y la dedicada a la agroexportación se encuentra situada en regímenes especiales porque sus competidores son otras empresas internacionales.

El salario mínimo oficial pagado en esta industria es 3.428,40 lempiras, mientras en otros rubros asciende a 5.886. "Realmente esa brecha es inexistente porque el ingreso de los trabajadores de la maquila ronda los 6,000 y 6,600 lempiras mensuales", dijo.

El empresario expresó que existe el riesgo de que esta industria migre por un alza abrupta al salario mínimo.